Tras el pico de la crecida registrada en horas de la mañana, el río Ctalamochita comenzará a disminuir su volumen en Villa María, Villa Nueva y zonas aledañas, según la evaluación de la Secretaría de Recursos Hídricos. De este modo, se espera una progresiva normalización de la situación.

El panorama en la cuenca alta del río mejoró en las últimas horas. Ha bajado el nivel de los afluentes y de los lagos, fundamentalmente del Embalse, cuyo excedente descarga en el dique Piedras Moras, con el consiguiente recarga al sistema.

Esta mañana comenzó el cierre progresivo de las compuertas de Piedras Moras, lo que permitió reducir el flujo del vertido a 470 metros cúbicos por segundo, cerca de 18% menos que ayer, cuando se produjo la máxima suba en ese espejo de agua, lo que determinó un mayor vertido del excedente.

De este modo, la bajante en la cuenca alta ya es perceptible. Por caso, en la localidad de Pampayasta, aguas arriba de Villa María, se advierte una bajante de 10 centímetros del río Ctalamochita, según el monitoreo de Recursos Hídricos.

Alerta en Bell Ville. En tanto, desde el organismo provincial esperan que el pico de la crecida del río Ctalamochita llegue a la ciudad de Bell Ville mañana, en las últimas horas de la tarde. Se estima que las aguas alcancen una altura de siete metros, debido a que el curso en esa zona se interna por una topografía encajonada.

Desde la Secretaría mantienen contactos con autoridades municipales y miembros de Defensa Civil, para coordinar acciones y morigerar los efectos de la crecida.

En otras localidades a la vera del río, se han tapado los desagües para evitar que el río ingrese. En la zona de Ballesteros, además, se levantaron terraplenes para prevenir el escurrimiento a la zona urbana.

En Monte Leña se bloqueó un canal de desagüe, también para impedir el ingreso del excedente hacia la zona urbana.

Plan de Contingencia

Con motivo de controlar el excedente hídrico del dique Piedras Moras del río Ctalamochita, desde la Secretaría de Recursos Hídricos del ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos se desarrolla un plan de contingencia destinado a causar el menor impacto posible en las poblaciones ubicadas aguas abajo.

Por este motivo, desde la semana pasada personal de esta repartición se encuentra en el lugar, monitoreando directamente la situación y brindando apoyo técnica junto a las municipalidades de Villa María, Villa Nueva, Ballesteros y Bell Ville, entre otras.

Desde ayer por la mañana estas acciones fueron debidamente informadas a los municipios y comunas afectados, para coordinar en conjunto acciones de prevención que permitan mitigar los efectos de las crecidas, contando con el valioso aporte de las autoridades locales, bomberos y defensa civil.

Desde el ministerio fueron aportadas dos bombas extractoras de gran caudal, que permitirá controlar los desbordes, que son ubicadas en los lugares que dispongan las autoridades comunales.

Además se pidió la colaboración del Laboratorio de Hidráulica de la Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales de la UNC, quien realizó tareas de medición de caudales en la ciudad de Río Tercero y en este momento lo realiza en Villa María.

Vale recordar que debido a las intensas lluvias registradas la semana pasada, se llenó el embalse del río Tercero y llegó al máximo la capacidad de almacenamiento del dique Piedras Moras, habiéndose registrado volúmenes de aporte extraordinarios en todos los embalses de la Provincia.

 


Volver
ff