El Ministerio de Salud adhiere y promueve el mensaje del respeto por la diversidad, en el Día Provincial por la igualdad y la no discriminación por orientación sexual, identidad y expresión de género.

Por eso, como acción simbólica, y en adhesión a la propuesta del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, se colocaron en el hall de ingreso las banderas de la diversidad. Este gesto fue llevado a cabo por el ministro de Salud, Francisco Fortuna; la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Analía Cudolá; el secretario de Servicios Asistenciales, Diego Cardozo; y los y las profesionales que integran la Unidad de Comunicación, Prensa y TIC.

Este día -instituido por el Gobierno de Córdoba en 2017- tiene una significación especial para el ámbito de la salud, ya que la fecha conmemora el momento en que la Organización Mundial de la Salud suprimió la homosexualidad como enfermedad mental, en el año 1990.

Se trata de una efemérides que da cuenta de la necesitad de tomar acciones que contribuyan al respeto de las libertades individuales y colectivas, a la manifestación de la diversidad humana y a la expresión de las múltiples maneras de afectividad entre las personas.

El nombre con el que se consigna este día es orientador para avanzar en espacios que den respuestas actualizadas a las necesidades de las diversidades sexuales y a sus formas de expresarse.

Durante los últimos años, en la Argentina y en Córdoba, se han implementado leyes y políticas para terminar con la discriminación hacia las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex, queers (LGBTIQ+). Estas iniciativas, incluyen distintas estrategias para promover y garantizar a esta población el acceso a sus derechos fundamentales, incluido el derecho a la salud. Y con derecho a la salud, además de la accesibilidad a las prácticas asistenciales y de prevención, se incluye de manera transversal, el trato respetuoso y amigable.

Esto se menciona particularmente ya que no siempre fue así. Existe en nuestra sociedad una historia objetiva de maltratos y de discriminaciones que deben reflexionarse para superarse y no volver a repetirse.

En el marco de la asistencia y la prevención en salud, es necesario tener presente el derecho a un trato igualitario, respetuoso y sin ningún tipo de discriminación ni estigma, por orientación sexual, identidad o expresión de género.

Algunas actitudes positivas que es necesario adoptar desde los equipos de salud en relación a la inclusión y el respeto a las diversidades, son:

  • Usar preguntas abiertas en relación a la sexualidad. No asumir como norma la heterosexualidad de las personas en una consulta médica.
  • Respetar, siempre, la identidad de género de las personas.
  • Preguntar el nombre. Usar el nombre elegido por cada persona más allá de que figure o no en el documento de identidad.
  • Respetar la genitalidad de las personas intersex sin intentar propuestas que tiendan a “normalizar” sus genitales.
  • Reconocer el derecho a expresar orientaciones sexuales y expresiones de géneros.
  • Evitar por todos los medios patologizar las identidades de género.
  • Respetar el derecho a la internación de mujeres trans en salas de mujeres y de varones trans en salas de varones.
  • No relacionar cualquier consulta de varones homosexuales con VIH.


Volver
ff , , , , ,