El Ministerio de Infraestructura de la provincia de Córdoba está trabajando en la etapa final de la obra del puente sobre el río San Antonio en el acceso a la localidad de Tala Huasi, que reemplazará al que destruyó la creciente durante los fuertes temporales del verano pasado.

El nuevo puente permitirá la circulación en dos calzadas y -por su mayor altura y longitud respecto al anterior- el agua sólo pasará por encima de él durante crecientes extraordinarias.

“El viaducto fue pensado estratégicamente para aprovechar las máximas posibilidades de evacuación de agua y para compatibilizarlo con las construcciones, accesos y balneario de la zona”, explicó Daniel Gardella, ingeniero de la Dirección de Vialidad que está supervisando la obra. Está prácticamente terminada, sólo restan algunos detalles menores.

El puente tiene 58,40 metros de largo, un ancho de calzada de 8 metros con dos veredas laterales de 1,50 metros y losas de aproximación de 4 metros de largo.

La estructura está compuesta por una placa de hormigón armado hiperestática de cinco tramos de luces (dos de 10,25 metros y tres de 12,50) que constituyen un pórtico con cuatro pantallas de hormigón armado de 0,25 metros de ancho y 3,80 y 4,80 metros de alto, fundadas mediante zapatas. Los apoyos de los tramos extremos en los estribos son de Neoprene.

Los estribos son de hormigón armado, conformados por pantallas y contrafuertes con fundación directa y muros de cierre lateral revestidos en piedra, para mantener el aspecto de las construcciones existentes en la zona.


Volver