Se desarrolló la tercera sesión plenaria del Consejo Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia. El orden del día contó con un momento de singular importancia vinculado a la generación de dispositivos institucionales para que los adolescentes sean oídos y tenidos en cuenta en el diseño de políticas públicas.

Por primera vez, estuvieron presentes las consejeras y los consejeros del Consejo Provincial de Adolescentes de Córdoba, un órgano recientemente creado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humano para la deliberación, debate y formulación de propuestas.

“No es que nunca se hayan hecho consejos, pero es la primera vez que está nuestra voz en uno de ellos”, definió una de las adolescentes. Ella, junto a once consejeros más, llegaron con total puntualidad al Salón de Usos Múltiples de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia. Confesaron sentir nervios y ansiedad al poder representar a cientos de jóvenes, de entre 13 y 17 años, con quienes mantuvieron reuniones para tocar los temas que les preocupan diariamente.

Reinaba el silencio en un auditorio colmado por más de 40 representantes de universidades, fundaciones, organizaciones sociales y ministerios de gobierno vinculados a la temática. El momento significaba un hito en el trayecto de consolidación del Sistema de Protección Integral de Derechos en la provincia de Córdoba.

Al comenzar, otra de las delegadas del Consejo Provincial de Adolescentes indicó: “No solo estamos expresando nuestras ideas sino la de nuestros compañeros que confiaron en nosotros para contar sus problemáticas”.

La joven explicó el trabajo deliberativo previo que se llevó a cabo con un promedio de cien participantes en cada una de las Mesas de Trabajo del Consejo, que representan a tres sectores. Se trata de los adolescentes que participan en ONGs con inserción territorial; la integrada por quienes viven en Espacios de Cuidados de SeNAF y la Mesa de jóvenes que forman parte de los Consejos Locales del interior de la provincia y Capital.

Esta participación abre una oportunidad para “hablar sobre las necesidades y las soluciones según lo que nos pasa a nosotros”, agregó.

Los planteos comunes  se dirigieron hacia “los muchos tabúes y desinformación en el mundo de los adultos para hablar de ciertas cosas”. Esto explica que sus mayores demandas apunten a abrir canales de diálogo en el ámbito familiar y escolar fundamentalmente. En la misma línea, la plena vigencia de la Educación Sexual Integral fue otra de las inquietudes recurrentes en cada plenario.

Consultados sobre los resultados esperados de la experiencia, una joven expresó: “Esperamos que de esto resulten proyectos, cosas tangibles que nosotros podamos ver, con lugares donde se puedan solucionar y adultos que nos puedan acompañar”.

Previamente, en la jornada también se brindaron precisiones del programa de prevención del abuso sexual infantil que fue presentado en la anterior sesión Consejo Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia. Capacitación y sensibilización son las principales lineas de acción sobre las que se trabajará intersectorialmente para reducir la vulneración contra la integridad sexual de niños, niñas y adolescentes en la provincia de Córdoba.

 


Volver