La matriz productiva cordobesa presenta un significativo crecimiento en algunos sectores cuyo dinamismo apunta a reformular el perfil del mercado laboral. Tal es el caso de las industrias vinculadas a la informática, el turismo o el complejo agroalimentario, con un protagonismo cada vez más marcado en el producto económico provincial, transitando así el camino recorrido por el rubro metalmecánico, que desde mediados del siglo 20 -y a pesar de los avatares macroeconómicos- distinguió la matriz productiva local.

Con particularidades debido a la naturaleza y los niveles de maduración de cada una, estas actividades coinciden en empujar vigorosamente la rueda de la economía e impulsar la creación puestos de trabajo calificado. La dinámica de los últimos años lo corrobora: según datos del Cluster Córdoba Technology, la ocupación en el segmento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) tuvo un incremento de 1.500 % en el lapso 2001-2012, con un salto de 650 empleos a 10.971. Para 2020, las proyecciones del Cluster sitúan en 35 mil los puestos de trabajos en torno a las TICs, en consonancia con el crecimiento de la facturación del sector ( del orden de los 700 millones de pesos en 2010 con perspectiva de ascender a 4000 millones en 2020).

También en el periodo 2003–2011, la ocupación en el sector automotriz cordobés registró una suba porcentual del 134%, de acuerdo a datos del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio, contando 18 mil trabajadores en actividad en el tercer trimestre del año pasado. La producción de vehículos se duplicó en 10 años, trepando de 97 mil fabricados en 2000 a 191 mil en 2010, lo que fue determinante en la generación de empleos.

De la mano de las excelentes cosechas, en buena medida debido al desarrollo de la siembre directa, la producción de maquinaria agrícola también registró alzas significativas, lo que aparejó la duplicación de mano de obra en esa industria. En efecto, el número de trabajadores trepó de 4.943 en 2003 a 10.821 en 2010, según un estudio del IERAL (Fundación Mediterránea). Hacia 2020 se espera otro incremento del orden del 100% de los empleos, según proyecciones de la Asociación de Fabricantes de Maquinarias Agrícolas y Agrocomponentes.

En cuanto a la industrialización de los granos, un aspecto clave a la hora de la creación de empleos, la comparación entre 2011-2012 muestra aumentos en la producción de aceites de soja (31%), girasol (65%) y maní (30%). En la misma sintonía, el procesamiento de oleaginosas también registró un alza de los volúmenes de la soja (35%), girasol (63%) y maní (34%), de acuerdo a cálculos de la Dirección de Estadísticas provincial.

El turismo es otro de los rubros que ostenta un notable crecimiento. Si bien una parte de los empleos vinculados a esta actividad son estacionales, un dato sirve para ilustrar la incidencia del sector en el mercado laboral. La actividad turística y gastronómica -sólo en el aglomerado Gran Córdoba- empleó a 35 mil trabajadores en el segundo trimestre de 2011, contra 12 mil en el mismo periodo de 2004, según estimaciones de la Dirección de Estadísticas.

FUERTE CAÍDA DEL DESEMPLEO. Si el análisis puntual de estos sectores deja un resultado alentador, el cuadro general no se queda atrás. Entre 2003 y el último trimestres de 2011, se crearon 121 mil puestos de trabajo en Córdoba, lo que permitió una caída del desempleo (42%) y del subempleo (31%), según computa la Encuesta Permanente de Hogares de diciembre pasado. En ocho años, el desempleo y el subempleo pasaron del 14,7% y 16,2%, al 6,1% y 10,5% -respectivamente. Actualmente, 607 mil cordobeses tienen trabajo formal.

APUESTA AL VALOR AGREGADO. A las ventajas naturales que ofrece Córdoba (productividad de la tierra y bellezas serranas, por mencionar los recursos que sustentan a los sectores agropecuarios y turísticos), la Provincia sumó una política industrial enfocada al desarrollo productivo y la agregación de valor, determinantes para impulsar el empleo. En esa línea se inscriben medidas como la ley de Promoción Industrial 9.727, o los subsidios a la incorporación de personal y el consumo de energía.

En este marco, semanas atrás se conocieron planes de inversión de 15 empresas por 1.880 millones de pesos, que generarán 8.500 trabajos (1.200 directos y 7.400 indirectos) en los sectores de biocombustibles, alimentos, maquinaria agrícola y autopartes, entre otros.

En el mismo sentido apunta el reciente lanzamiento de un sistema de becas para 2000 ingresantes a la universidad e institutos terciario, en carreras vinculadas a la Informática, metalmecánica, alimentación, hotelería y turismo. Cabe mencionar que la demanda de personal calificado registró una variación positiva interanual (marzo 2011-2012) del 14,55%, de acuerdo al Informe de Demanda Laboral elaborado por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

 


Volver
ff