“Mi torre y el dique San Roque son las obras más importantes del mundo en este momento, pero mi torre no es productiva y el dique sí”. Estas fueron las palabras que Alexandre Gustave Eiffel utilizó allá por 1889 para comparar su construcción -que más tarde se convertiría en el ícono más famoso de París-, y la primera muralla de contención que Carlos Cassaffousth y Juan Bialet Massé montaron en la reserva de agua cordobesa.

Hoy admiradas, pero en su momento altamente criticadas, ambas construcciones despertaron curiosidad alrededor del mundo, y sumaron tantos detractores que el dique debió ser demolido, y la torre estuvo cerca de tener el mismo fin.

Con el objetivo de participar de la Exposición Industrial desarrollada en Buenos Aires a comienzos del 1900, y seguramente motivado por su vínculo con el ingeniero Cassaffousth -a quien conocía desde el colegio École Polytechnique de París-, y con Nicolás Paoli –un italiano que lo acompañó en el desarrollo del Puente canal de Briare-, Eiffel habitó momentáneamente la zona serrana, más precisamente lo hoy bautizado Bialet Massé.

Paoli se había trasladado a la localidad serrana entonces denominada Buena Vista, para trabajar en la construcción del dique de Cassafousth y Bialet Masse, y posteriormente se instaló de manera definitiva, admirado por las bellezas del lugar y con la idea de colaborar con el crecimiento del mismo.

Allí, Paoli montó el primer hotel de la zona, llamado “Hotel Santa María”, y se hizo propietario del edificio “El Palomar” –hoy devenido en el hotel “Castillo Las Golondrinas”-, lugares que, según las recopilaciones de los habitantes de la zona, sirvieron de recintos de hospedaje para el constructor de la Torre Eiffel.

Si bien el Hotel Santa María ya no está en pie, el edificio entonces nombrado “El Palomar” todavía mantiene uno de sus sectores en estado prácticamente original, con aberturas de la época y estructuras restauradas respetando el estilo del 1900. En el año 2000, el edificio fue ampliado por sus actuales dueños, para convertirse en hotel y albergar a más turistas de lo que su capacidad inicial permitía.

DSC_0155

Sus obras en nuestra provincia

Mediante su fábrica, el creador de una de las torres más visitadas del mundo, expandió su obra a diferentes países, tales como Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Panamá, México y Estados Unidos. Nuestra provincia conglomera cuatro de las obras de Alexandre Gustave Eiffel, que actualmente pueden ser visitadas.

2948602452_e2aac8beb3_z

El Molino del Paraje Dolores ingresó al país para la Exposición Rural de principios de siglo. Según los testimonios de los residentes locales, llegó junto a otro ejemplar idéntico que se encontraba en construcción, y ambos fueron adquiridos por María Arislao de Olmos, esposa del entonces gobernador Ambrosio Olmos y de familia destacada de la zona. Una de las construcciones fue montada en su estancia de Dolores y, la otra en el establecimiento de campo “El Duraznillo” de Río Cuarto. Aún puede verse el Molino en el paraje, poco antes de llegar a Capilla del Monte (a 2km de San Esteban), sobre el margen izquierdo de la Ruta 38. Lamentablemente, a causa de una fuerte tormenta que data de más de 30 años atrás, el Molino perdió sus aspas y dejó de abastecer agua, pero hasta ese entonces funcionaba correctamente. El segundo molino, por su parte, se supone que está en un campo de la provincia de Buenos Aires. Cabe señalar que, si bien se ha cuestionado que la procedencia sea tal, historiadores y lugareños coinciden en que los talleres de Eiffel fueron los originarios de la estructura.

SONY DSC

Otra de las también cuestionadas obras del creador de la torre de París, es la Vuelta al mundo que está alojada en el Parque Sarmiento de la capital cordobesa. La estructura realizada casi totalmente en hierro forjado ingresó al país con motivo del centenario de la independencia argentina, y fue instalada en el Mundial Park de San Miguel de Tucumán. Sin embargo, dos años más tarde fue adquirida por el gobierno cordobés y utilizada como uno de los principales atractivos del parque zoológico. Tras dos reparaciones realizadas con el fin de proteger la seguridad de los pasajeros, la noria quedó expuesta sólo como monumento.

casa-eiffel-cordoba-1

En 1917, en tanto, ingresaron a la Argentina tres casas prefabricadas de chapas de acero y vigas de hierro, despachadas y embaladas por la compañía del Ingeniero Eiffel en Francia. De ellas, dos tuvieron como destino a la provincia de Córdoba: una se instaló en el barrio San Vicente (San Jerónimo 3346), y otra en la ciudad de Villa María. La primera se ha declarado de interés nacional y existe la posibilidad de que el consulado francés la adquiera para rescatar la obra de Eiffel en el mundo. Por su parte, la que tuvo como destino la ciudad del interior provincial, atrae a cientos de turistas que solicitan visitarla como atractivo.

casa-eiffel-villa-maria


Volver