Días pasados, en una breve y cordial reunión que tuvo lugar en el Paseo del Buen Pastor, su director Ignacio García, y el presidente del Instituto Nacional de la Música -INAMU-, Diego Boris, acordaron la reedición del disco de Los Bichos, primera banda de rock de Córdoba que registrara este material allá por los años ’70 en el sello Music Hall. De la reunión participó Carlos René Avalos, bajista y voz de la legendaria banda cordobesa que formó parte de los orígenes mismos del Rock Nacional.

Cuenta la historia que tocando en una fiesta andaban Los Bichos cuando se acercó al escenario a saludarlos el mítico Billy Bond. El relato continúa con otros dos personajes que lo acompañaban, los jóvenes Hugo y Osvaldo Fattoruso, quienes encantados por la frescura de los cordobeses convencieron a “El Bondo” -como apodaban  al líder de La Pesada del Rock & Roll, dueño y programador de La Cueva del Once y productor de tantos grupos de nuestro rock- de llevar a estos adolescentes cordobeses a grabar su primer disco a Buenos Aires.

“Eran épocas donde grabar un disco en Córdoba era totalmente imposible”, recuerda Carlos Avalos, músico de Los Bichos. Entre risas y melancolía, Ávalos rememora su paso por los estudios de Music Hall, sello que editó el material, y la participación en el disco de los hermanos Fatoruso, junto con otra gran cantidad de anécdotas que se cuelan por los ojos brillosos del cordobés que, con tonada intacta, recuerda orgulloso y aún sin poder creerlo demasiado, que formaron parte de La Cueva y de los orígenes del Rock Nacional; los únicos cordobeses presentes en ese movimiento cultural.

En esas tertulias interminables en el mítico boliche de Once, primero con un simple y después con un LP, andaban estos jóvenes cordobeses con inocencia, talento y el característico sentido del humor.  La banda estaba formada por Carlos Ávalos, en voz y bajo, Jorge “Lalo” Ordás, en guitarra, Enrique Baró, en órgano, y Roberto “Jimi” Arce, en batería. Con invitados de lujo en sus shows y algunos vaivenes, la banda logró saborear un éxito que duró muy poco, y terminó separándose definitivamente. Los destinos de sus integrantes también se distanciaron. Pasaron los años, y Carlos Ávalos ahora es conocido por su permanencia en la peatonal cordobesa como músico callejero.

“Un día andaba tocando por la Plaza España y me lo encontré a Nacho García –dice Avalos- y le pregunte si me ayudaba a grabar un disco mío para presentarlo en Disco es Cultura. Nacho me dijo que lo mío era lo de Los Bichos, que teníamos que reeditarlo. Pero en ese momento no teníamos los derechos. Hasta que apareció este programa del INAMU de recuperación del catálogo de Music Hall y pude recuperar los derechos de mi material”, dice el músico visiblemente agradecido.

En este aspecto, Diego Boris, presidente del INAMU, destacó que esta reedición forma parte del programa del “Catálogo Recuperado de Music Hall”,  por el que el instituto está devolviendo derechos de autor a decenas de músicos de todo el país y reeditando algunos de esos materiales, desde “un sentido de federalismo y multiplicidad estética”; puntualizó Boris. El funcionario subrayó que el material se encontrará editado antes de fin de año.

Por otra parte, Ignacio García, en representación de la Agencia Córdoba Cultura, comprometió a la institución en la digitalización y remasterización del material, también la edición de una publicación que acompañará el disco, además, la producción de algunos conciertos de presentación en el marco del ciclo Disco es Cultura.

“Es una verdadera alegría poder aportar a la edición y posterior promoción de este material”,  señalo García, quien no ocultó el anhelo de presentarlo oficialmente en los primeros meses del año 2018. Una verdadera joya de nuestra música que volverá a brillar y recuperar su valor gracias al trabajo conjunto de artistas, el Gobierno Provincial y el Instituto Nacional de la Música.​


Volver