En las adyacencias de la fuente del Buen Pastor, se cambió la placa que informaba el lugar que fuera cárcel de mujeres por otra que recuerda el paso de la hija de Sonia Torres por ese centro. La imagen es parte de una serie de placas y un memorial que se encuentran distribuidos en distintos puntos del Paseo de Nueva Córdoba.

Del sencillo evento participaron, junto a Torres, algunos familiares, amigos y compañeros de militancia, la presidenta de la Agencia Córdoba Cultura, Graciela Ayame, el director del Paseo del Buen Pastor, Ignacio García Vieyra, además de autoridades del Ministerio de Justicia de la Provincia de Córdoba.

Sonia Torres destacó la importancia de recuperar estos espacios para la memoria ya que es una “manera de llegar a las nuevas generaciones que deben saber que aquí hubo una cárcel en la que estuvieron presos los que luego fueron desaparecidos. Ellos lucharon por un mundo mejor para todos y por eso se los llevaron. Que las nuevas generaciones de jóvenes comprendan esto es el mejor homenaje que les podemos rendir”.

A su turno, la titular de la Agencia Córdoba Cultura destacó la importancia de dos cosas que no pueden dejar celebrarse: “Primero que un lugar de horror hoy sea un sitio de alegría y felicidad para que pueda disfrutar la gente. Segundo que allí en ese espacio se trabaje para construir un sentido de memoria y justicia que es clave para asegurar la convivencia democrática y la justicia histórica con las generaciones pasadas”.

Por último, el titular del Paseo del Buen Pastor subrayó que “es para esta gestión un eje central la recuperación de la memoria y los Derechos Humanos” y adelantó que se están pensando y desarrollando propuestas de actividades para profundizar este eje de gestión a lo largo del año en los distintos espacios del Paseo. “Una emoción muy grande la de empezar los festejos del décimo aniversario del Buen Pastor apostando a la memoria, la verdad y la justicia”, finalizó.


Volver