• participaron en el ciclo de mùsica sacra
  • Música sagrada

Si bien las expectativas eran auspiciosas respecto a la respuesta del público a la propuesta de la Agencia Córdoba Cultura, la participación comprometida no deja de sorprender. El ciclo de música sacra que realizó su segunda edición en ocho conciertos de música en ocho iglesias del centro garantiza calidad y originalidad.

Gente de todas las edades, apurados en llegar a la próxima iglesia eran señal de que el programa interesaba. Espacios colmados hasta la nave de la iglesia del Carmen fueron parte del escenario que se vivió la tarde del miércoles previo a la Semana Santa.

El público que participó no era solamente de extracción religiosa, diversos motivos los acercaron a los templos. El dato significativo para comprender la composición social de los espectadores es cuando la emoción y el agradecimiento embargó a los espectadores, muchos de ellos pidieron silencio recordando que ese no era el espacio apropiado para semejantes manifestaciones.

En su segunda edición, el ciclo no realizó mantuvo lo esencial solo hubo cambios de programación. Están los cuerpos oficiales que dependen de la Agencia Córdoba Cultura, como el Coro de Cámara , la Orquesta Sinfónica, el Coro Polifónico o el Seminario de Canto, pero también otros grupos vocales de muy buen nivel de Córdoba, tanto algunos numerosos como otros más pequeños, además incorporaron dos iglesias, la del Pilar y la Iglesia de San Francisco.

Esta especie de “maratón musical o maratón coral” como novedad atrae por su “originalidad y por la calidad de su propuesta”, señaló Guillermo González, coordinador del ciclo. “Verdaderamente podríamos haber organizado un festival de ocho días seguidos porque cada uno de los ocho conciertos ya que  tienen una entidad propia que podría sostenerse por sí mismo. La gente que hizo el recorrido completo se llevó lo mejor de la música coral religiosa de la antigüedad al siglo XXI”, destacó el coordinador.


Volver
ff