Sumándose a las actividades y propuestas, coordinadas por la Secretaría de Lucha contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas, que se llevan a cabo desde el 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre, el Ministerio de Trabajo organizó la jornada “No a la Violencia contra las Mujeres en el Ámbito Laboral” -Reflexiones sobre la implementación del Protocolo para la Tramitación de Denuncias de Violencia Laboral. Perspectivas desde el ámbito gremial y empresarial.

La mesa estuvo integrada por el ministro de Trabajo, Omar Sereno; la dirigente gremial, Graciela Barcos, y por el sector empresario, Karina Corradi. La ex subsecretaria de Trata y asesora del Ministerio de Trabajo, Ana María Monayar, fue la encargada de coordinar la actividad y moderar el panel, haciendo la presentación e invitando al enriquecedor debate que se dio finalizada las disertaciones.

En este sentido, Monayar explicó que dentro de estos 16 días de activismo por la No Violencia a la Mujer, que se conmemora cada 25 de noviembre, la ONU creó un programa llamado “Únete” que ha tenido su origen en el año 2008. “Desde entonces, todos los 25 de noviembre se conoce como el día naranja, eligiéndolo por ser un color brillante que representa el futuro que se aproxima en esta lucha”, detalló la funcionaria y agregó: “Con acciones como éstas, de concientización y debate lograremos que la violencia en todos los ámbitos disminuya”.

Al hacer uso de la palabra, el Ministro de Trabajo afirmó: “Adherimos a esta campaña con convicción y compromiso, entendiendo que esta temática se encuentra dentro de la agenda de los derechos humanos, del trabajo decente y de la igualdad de trato y oportunidades en el mundo del trabajo, es decir dentro de la sociedad contemporánea”.

“Desde esta gestión, decidimos convocar a los distintos sectores para la conformación de un organismo multisectorial permanente llamado Ctio (Comisión Tripartita de Igualdad de Trato y Oportunidades entre Varones y Mujeres en el Mundo Laboral). En ese espacio, acompañados por la CGT y otros gremios; por el sector empresario como la UIC, las Cámaras, Fedecom, entre otros y sumando también a las universidades, hemos construido un foro permanente donde se trabajan las diversas temáticas que se refieren a la igualdad de oportunidades y al trato”, destacó Sereno.

En ese espacio, se consensuó el Protocolo de Actuación para la Tramitación de Denuncias de Violencia Laboral en el ámbito privado, que es competencia del Ministerio de Trabajo. A través de la Resolución ministerial número 99, de agosto de 2017, se puso en funcionamiento. Hasta el momento, se han recibido 9 denuncias (7 de capital y 2 del interior), aportando como un dato de la realidad que vivimos, que de los 9 casos, 8 son denuncias de violencia laboral hecha por mujeres.

El Protocolo es una herramienta para abordar una problemática recurrente en el mundo del Trabajo. Los mecanismos de intervención son la mediación y conciliación y los ejes planteados son el asesoramiento, concientización, prevención y contención.

Por su parte, Graciela Barcos, representante de la CGT Córdoba y secretaria adjunta de SUTEP mencionó que haber participado en todos los plenarios de Ctio le permitió acompañar el proceso de elaboración y consenso del Protocolo, siendo un instrumento valioso para el trabajador.

En esa línea Barcos expresó: “Asistimos y acompañamos a los trabajadores que se acercan al sindicato, apelando siempre al diálogo, para que exista armonía y vínculos saludables entre empleador y empleado. Sabemos que una mala praxis del gremio puede poner en riesgo la fuente laboral del trabajador. De allí la importancia de la implementación de este Protocolo que es también una manera de dar respuesta a los trabajadores que podrían sufrir violencia en el ámbito laboral”.

Karina Corradi, directiva de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y presidenta del Clúster de Petróleo, Gas y Minería de Córdoba, destacó que dese el sector privado acompañan, apoyan y difunden iniciativas de esta naturaleza, siendo integrantes permanentes de la Ctio, participaron del proceso de elaboración del Protocolo arribando a consensos.


Volver