Durante Semana Santa se suelen consumir con mayor frecuencia pescados y mariscos. Para evitar intoxicaciones alimentarias, el área de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Provincia recomienda extremar las precauciones en la compra, manipulación y consumo de estos y otros alimentos típicos de estas fechas.

Es importante señalar que la contaminación puede producirse durante la preparación de los alimentos, el contacto con recipientes, si se corta la cadena de frío, entre otras circunstancias.

Los síntomas de una intoxicación alimentaria pueden detectarse en horas o días posteriores a la ingesta, según el tipo de agente responsable (bacterias, toxinas, parásitos), la cantidad de alimento contaminado consumido, o el estado de salud de la persona. El malestar comienza generalmente con dolores abdominales fuertes (cólicos), diarrea, vómitos y dolor de cabeza.

Las medidas a tener en cuenta para evitar esas infecciones son:

  • Comprar pescados y mariscos en establecimientos habilitados.
  • Las pescaderías deben exhibir este tipo de alimentos refrigerados o cubiertos de hielo.
  • El pescado debe tener las branquias rojas, las escamas bien adheridas al cuerpo y los ojos brillantes. Su carne debe ser firme y no debe ceder con la presión del dedo.
  • El olor a amoníaco es lo que indica el estado de descomposición del pescado.
  • El pescado seco o salado no debe presentar manchas negras y su olor debe ser característico.
  • Los camarones y langostinos no deben presentar manchas en su superficie, olor desagradable o desprendimientos entre la cabeza y el tronco. Estos son signos de deterioro.
  • Los productos de pesca deben estar bien cocidos y, después de prepararlos, deben ser consumidos lo antes posible.
  • Los enlatados no deben presentar abolladuras ni estar inflados. Verificar su fecha de vencimiento.
  • Además, para lograr una correcta y sana alimentación, es clave verificar no solo la buena calidad de los productos, sino también la forma de preparación, su adecuada conservación y que sean servidos en forma higiénica.

Al momento de la conservar el pescado, es recomendable:

  • Mantenerlo no más de uno o dos días en la parte más fría de la heladera y hasta tres meses en el freezer.
  • No descongelar y volver a congelar los pescados y mariscos.
  • Al descongelarlos, no hacerlo a temperatura ambiente.
  • Una vez preparados, consumirlos lo antes posible.
  • Consumir los pescados bien cocidos.

También deben considerarse los siguientes cuidados:

  • Cocine bien los alimentos.
  • Consúmalos inmediatamente después de cocinarlos.
  • Cocine lo justo, trate de no guardar sobras ni recalentar la comida.
  • No corte la cadena de frío de los alimentos que necesiten refrigeración.
  • Evite el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados
  • Lávese las manos con frecuencia. Antes y después de preparar comidas, y luego de ir al baño.
  • Mantenga limpias todas las superficies de la cocina y los paños que utilice.
  • Mantenga los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y otros animales.
  • Utilice agua potable. Si el suministro no es confiable, hervirla.
  • Si come fuera de su hogar, exija que los alimentos estén bien cocidos y controle que los aderezos estén correctamente envasados.
  • En el caso de elaborar huevos de pascua, hacerlo con condimentos aptos.
  • Verificar la fecha de elaboración, origen y vencimiento en las etiquetas de todos los alimentos que compre.

 Para viajeros

Debido al movimiento turístico que se registrará en los próximos feriados, los equipos de salud deben estar alerta ante el posible contagio de enfermedades como dengue, zika y chikungunya, y el ingreso de esos virus a nuestra provincia.

En tanto, a quienes viajen a otras provincias o países con circulación viral de estas enfermedades transmitidas por mosquitos, se les recomienda:

  • Utilizar repelentes sobre la piel expuesta cada seis horas.
  • Usar ropa que cubra brazos y piernas. Rociar la ropa con repelente.
  • Colocar espirales o tabletas en los ambientes en los que se hospede.
  • Cubrir con tul cochecitos y cunas.

Según los destinos a visitar, es posible que, además, sea necesario tomar algún medicamento para protegerse contra la malaria o vacunarse contra la fiebre amarilla u otras enfermedades; por lo que siempre es recomendable programar una consulta médica con anticipación y acercarse en familia a un vacunatorio.

En el caso del zika, se ha demostrado que puede ser transmitido por vía sexual, por lo que se recomienda el uso del preservativo para disminuir el riesgo de contraer esta y otras infecciones de transmisión sexual (ITS). Dado que este virus puede causar anomalías congénitas graves en el bebé, se recomienda a las mujeres embarazadas evitar viajar a zonas donde está circulando. También es fundamental que sigan estrictamente las medidas para evitar picaduras de mosquito y usar preservativo en todas las relaciones sexuales. A las personas que estén intentando quedar embarazadas, se recomienda conversar con el médico, sobre todo si han estado expuestos al virus.

Si al regresar de su viaje presenta fiebre, erupciones en la piel, dolores de cabeza, de articulaciones o musculares, o enrojecimiento de los ojos no se automedique y consulte inmediatamente con un médico indicando los lugares que visitó.

 Consultas: Área de Epidemiología – Ministerio de Salud de Córdoba. Rosario de Santa Fe 374, 2do piso, Hospital San Roque viejo. Tel.: 0351 4341543/44 – E-mail: epidemiologiacordoba@gmail.com / epidemioiec@gmail.com

 

 

 


Volver
ff , , , , , ,