En consonancia con la recomendación emitida el 1 de junio por la Sociedad Argentina de Pediatría, el ministerio de Salud de la Provincia recuerda que no hay fundamentos científicos ni epidemiológicos para el cierre de escuelas ni ningún otro ámbito público debido a la circulación del virus de la gripe. Tampoco se indica desinfección ni ninguna otra medida adicional.

La gripe o influenza es un virus que se transmite persona a persona, a través de las gotitas que se despiden en los estornudos, la tos o simplemente al hablar. Estos virus también pueden depositarse en objetos de uso común, como picaportes, pasamanos, entre otros; por lo cual es importante limpiarlos diariamente. No obstante, los virus no sobreviven al aire libre mucho tiempo; por lo cual una “desinfección” adicional -distinta de la limpieza habitual- no es eficaz ni necesaria.

Sí se recuerda que es recomendable mantener limpios y ventilados los ambientes y reforzar el lavado de manos con agua y jabón o con alcohol en gel. Asimismo, es necesario cubrirse la boca con un pañuelo descartable al toser o estornudar, y desecharlo luego. Si no se dispone de pañuelos descartables, cubrirse con el pliego del codo (no con la mano).

Es fundamental además ante cualquier síntoma acudir a la consulta y no automedicarse, permanecer en el hogar, guardar reposo, y reincorporarse al alta médica.

Los síntomas más frecuentes son fiebre (generalmente alta), dolor de cabeza, cansancio, tos seca, dolor de garganta, congestión nasal, dolores musculares. Los niños pueden presentar también náuseas, vómitos, diarrea, somnolencia, irritabilidad.

Cabe señalar que las temporadas de gripe o influenza pueden variar en términos de fecha de inicio, gravedad y duración. En este momento, circulan en el país tres tipos de virus de esta enfermedad: influenza A (H1N1), influenza A (H3) e influenza B. Todos ellos se encuentran incluidos en la composición de la vacuna antigripal 2016. El riesgo de complicaciones o de mortalidad por gripe no guarda necesariamente relación con el virus de la influenza H1N1. Todos los virus de la gripe pueden tener consecuencias sobre todo en las personas que integran los denominados grupos de riesgo y por eso es fundamental aplicar las medidas de prevención y vacunarse, si está indicado.

Los ministerios de Salud y Educación trabajan en forma articulada y están en contacto permanente durante todo el año para atender cualquier cuestión que pudiera surgir en las escuelas y tomar las medidas que sean necesarias.

Vacunación antigripal

El ministerio de Salud recuerda además la importancia de la vacunación antigripal, que es gratuita y obligatoria según lo dispuesto por el calendario oficial, para las personas que integran los denominados grupos de riesgo:

-Mujeres embarazadas, en cualquier trimestre de la gestación.

-Puérperas. Hasta el egreso de la maternidad (máximo 10 días), en caso de no haber recibido la vacuna durante el embarazo. El momento fundamental de vacunación es durante el embarazo, ya que esta acción permite proteger a la madre y al bebe mediante el pasaje de anticuerpos por la placenta.

-Niños/as de 6 a 24 meses de edad, inclusive. Deben recibir dos dosis con un intervalo de al menos 4 semanas entre cada una.

-Adultos a partir de los 65 años.

-Personas de 2 a 64 años de edad, inclusive, que presenten ciertas condiciones en su salud consideradas de riesgo (enfermedades respiratorias y/o cardiacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, obesidad, diabetes, pacientes oncohematológicos y trasplantados y/o con insuficiencia renal crónica en diálisis, etc). En estos casos, se solicitará orden médica, que indique la patología de base.

-Equipo de salud y personal esencial (fuerzas de seguridad, bomberos, autoridades gubernamentales, etc.).

Con la nueva partida que está siendo distribuida, ya se han dispuesto 480 mil dosis de vacuna antigripal -entre adultos y pediátricas- en toda la provincia; lo que equivale al 80 por ciento de la población a cubrir.


Volver
ff , , , , , , , ,