Lavarse las manos frecuentemente es una medida fundamental para prevenir diversas infecciones en personas de toda edad, en especial, en niños y niñas. Según la Organización Panamericana de la Salud, lavarse las manos con jabón puede reducir la incidencia de las diarreas entre menores de 5 años a casi 50 por ciento y las infecciones respiratorias a cerca de 25 por ciento.

“El lavado de manos puede contribuir a evitar infecciones de todo tipo, entre ellas, en la piel, en los ojos, las respiratorias. Es imprescindible para prevenir el síndrome urémico hemolítico y otras enfermedades transmitidas por alimentos y trae beneficios a la salud de las personas que viven con VIH/Sida y es crítico en las personas que presentan condiciones que comprometen su sistema inmune“, explicó Analía Cudolá, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud.

Es necesario que las personas adultas refuercen el hábito de lavarse las manos y que enseñen a niños y niñas a hacerlo, varias veces al día, pero muy especialmente en estos momentos críticos:

  • Después de ir al baño o cambiar pañales.
  • Antes de comer o manipular alimentos, y especialmente, luego de tocar alimentos crudos.
  • Después de acariciar o jugar con mascotas.
  • Al regresar de la calle o de cualquier lugar con alta circulación de gente.

“Para lavarse las manos en forma correcta, es necesario usar agua segura y jabón, frotar palmas, dorso, espacio entre los dedos y muñecas durante 20 segundos, y secarse con una toalla limpia o descartable”, detalló la doctora.

Para los más chicos, puede ser útil enseñarles que mientras se lavan, canten una canción corta, como el “feliz cumpleaños”, para asegurarse de que tomen el tiempo necesario debajo de la canilla.

Cabe destacar que, utilizando estas técnicas, cualquier jabón es eficaz, ya que su función es facilitar la frotación, disolver la grasa y arrastrar la suciedad.

“De hecho, no es recomendable utilizar jabones antisépticos o antibacteriales en el día a día en el hogar; solo hay que usarlos cuando sean indicados por un profesional o en el contexto de los centros de salud. Esto es así para disminuir la resistencia de las bacterias a estos productos y debido a que pueden tener otros efectos no deseados, como alergias”, indicó Cudolá.

En tanto, el alcohol en gel, debe ser usado como un complemento y como una manera de higienizarse cuando no podemos acceder a lavarnos con agua y jabón.

“Sin dudas la promoción del lavado de manos es una medida costo-efectiva en salud y salva vidas. Por eso es tan importante que desde las dependencias de salud, la escuela y el hogar enseñemos con el ejemplo a niños y niñas a lavarnos frecuentemente las manos y tengamos siempre disponibles los elementos para hacerlo”, finalizó la funcionaria.


Volver
ff , , , ,