• Ortiz impulsó el proyecto en 10 provincias argentinas.

La iniciativa Maternidades Seguras Centradas en la Familia (MSCF) ha cumplido en Córdoba todas las fases de su implementación. Fue una de las primeras provincias en participar de este proyecto de Unicef, que se apoyó aquí en la trayectoria previa de experiencias como la Red SERENAR y otros antecedentes de trabajo en salud materno-infantil.

Zulma Ortiz es la consultora de Unicef que impulsó el proyecto en 10 provincias argentinas. Con una profunda convicción y un espíritu que contagia, la especialista supo ganarse el cariño y el respeto de todos los que formaron parte de MSCF. Por eso, durante la Cumbre que se realizó en Huerta Grande el pasado 7 y 8 de octubre, los equipos de la dDirección de Maternidad e Infancia y de los hospitales participantes en el proyecto, le rindieron un cálido homenaje.

Pero además, la reunión fue un momento de encuentro y reflexión para pensar en el futuro de las MSCF. Al respecto, Ortiz afirmó: “La particularidad que ha tenido la implementación en Córdoba ha sido el acompañamiento que ha tenido por parte del gobierno provincial, que ha estado desde el inicio hasta el cierre de esta etapa. El propio ministro de Salud se comprometió a darle continuidad a la iniciativa como una política de estado y además buscará que adhieran otras instituciones”.

El compromiso de mantener la forma de trabajo y los valores de MSCF también está garantizada por los propios profesionales involucrados. “Buscamos una transformación cultural, se trata de la desmedicalización de las prácticas, dándole un lugar central a la familia, al recién nacido, a la mujer embarazada y esto es una cuestión más actitudinal que de conocimiento tecnológico o científico. Y los profesionales de Córdoba han dado cuenta de su intención de mantener este cambio”, expresó la especialista de Unicef.

Zulma también reflexionó sobre la relación entre esta iniciativa y la Ley Nacional Nº 25.929 de Parto Respetado; que está incluida en el marco legal de MSCF, dado que si bien la norma fue reglamentada recientemente, había sido sancionada en 2004.

“La iniciativa MSCF plantea el cuidado de la madre en el embarazo, parto y puerperio, y del recién nacido; garantizando cuestiones que son actitudinales y de práctica: el hecho de poder tener un parto en la posición que la mujer decida, con música, con un aroma, con el acompañamiento de una obstétrica y de un familiar en una unidad de trabajo de parto donde se respete su intimidad, son algunas de las cuestiones contempladas en ambos casos. Hay una total concordancia entre la ley y MSCF, que busca eso, que sea centrada en la familia en tanto está contenida y acompañada y que sea segura en tanto ofrece las condiciones obstétricas y neonatales esenciales”, explicó Ortiz.

En ese sentido, la especialista diferenció el concepto de parto humanizado o respetado; con respecto al parto domiciliario y remarcó la postura de Unicef sobre este tema: “El principal motivo de por qué nosotros promovemos que el parto se dé en las instituciones tiene que ver con que todo embarazo -y en particular, todo parto,- son una situación de riesgo para la mujer y para el niño o niña. Se puede provocar una situación de altísimo riesgo incluso a pocas horas antes de que nazca el bebé y aun habiendo hecho todos los controles y tenido todos los cuidados”.

Al respecto, precisó: “Si el lugar no tiene las condiciones ideales, en tanto profesionales capacitados, la disponibilidad de insumos como antibióticos, anestesia, sangre segura, una ambulancia para poder ser trasladada en tiempo y forma, corre riesgo de vida. Cada persona y cada familia tiene derecho a elegir. Pero nosotros promovemos el parto institucionalizado, que debe ser abordado desde un enfoque de derechos y garantizando las cuestiones que hemos mencionado antes”.

Ortiz informó que en la Argentina más del 90 por ciento de los partos suceden en instituciones. “Por las características de nuestro país, por el desarrollo que hemos tenido, por la cultura que opera, uno esperaría que el cien por ciento de los partos sean hospitalarios o institucionalizados. La gente debe acudir a un hospital, a una institución, para tener familia”, recomendó.

Finalmente, la especialista remarcó que para seguir promoviendo el parto institucionalizado, es necesario que las clínicas, hospitales y maternidades trabajen siempre para garantizar los derechos de la mamá, el recién nacido y su familia: ofrecer un trato amable, respetar la confidencialidad, brindar información, acompañar, respetar la elección de cómo tener el parto, con un enfoque intercultural que respete la diversidad.

Qué es MSCF

Maternidades Seguras Centradas en la Familia es una iniciativa implementada en la provincia de Córdoba a partir de un convenio con Unicef. Contempló una primera etapa con dos fases, que se concretaron de 2010 a 2013, y una tercera fase en 2014 y 2015.

Permite estimular el respeto y la protección de los derechos de la mamá y el bebé por parte del equipo de salud; promover la participación y colaboración del padre y la familia, implementar prácticas seguras y efectivas y fortalecer otras iniciativas, como las de promoción de la lactancia materna.


Volver