semana del prematuro 4

Esta mañana, en el Hospital San Antonio de Padua de la ciudad de Río Cuarto, se llevaron a cabo diferentes actividades artísticas, juegos, música y baile para dar cierre formal a la Semana del Niño Prematuro.  El evento, contó con la participación del personal de salud del nosocomio, familias y niños recuperados.

La Semana del Prematuro se enmarca dentro de la celebración a nivel mundial y se desarrolla del 14 y el 20 de este mes. El acto de cierre estuvo a cargo del cantante Miguel “Conejito” Alejandro que hizo bailar a los presentes.

El objetivo  es instalar en agenda pública la problemática, concientizar, reflexionar, informar  y difundir los derechos del prematuro. Todas las actividades fueron organizadas y coordinadas por profesionales de la salud  y por  los padres de los niños.

Además, este año se priorizo el derecho que tiene la familia a la información y participación en la decisiones sobre la salud del niño.

En este marco, este año se trabajó sobre uno de los 10 derechos del bebe y su familia. Este año se celebró sobre el derecho numero 8: “La familia de un recién nacido prematuro tiene derecho a la información y participación en las decisiones sobre su salud a lo largo de toda su atención neonatal y pediátrica”

La Doctora  Nydia Berquío, encargada de consultorio de alto riesgo,  indicó: “Se considera prematuro a un niño que ha nacido antes del tiempo previsto -antes de las 37 semanas de gestación y/o con menos de 1.500 gramos- o con alguna patología cardiovascular, pulmonar, renal, neurológica, genética, infecciosa, que lo hace más vulnerable que otros niños y que requiere cuidados especiales de parte del equipo de salud”.

Además, comentó que “un nacimiento anticipado tiene consecuencias para la familia como así también impactos sociales, económicos, sanitarios, educativos y, a largo plazo, en la salud del prematuro adulto”

“Es un privilegio estar en esta actividad. Hay momentos que uno se detiene y se pregunta qué es lo que nos está tocando vivir, porque hay una experiencia muy dolorosa u otra muy feliz. Pero somos privilegiados por tener la oportunidad de trabajar en estos ámbitos y vivir experiencias únicas”, finalizó la profesional.

Los Derechos del bebé prematuro y sus familias

1-La prematurez se puede prevenir, en muchos casos, por medio del control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres.

2-Los recién nacidos prematuros tienen derecho a nacer y a ser atendidos en lugares adecuados.

3-El recién nacido tiene derecho a recibir atención acorde a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales.

4-Los recién nacidos de parto prematuro tienen derecho a recibir cuidados de enfermerías de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centradas en la familia.

5-Los bebés nacidos de parto prematuro tienen derecho a ser alimentados con leche materna.

6-Todo prematuro tiene derecho a la prevención de la ceguera por retinopatía del prematuro (ROP).

7-Un niño que fue recién nacido de alto riesgo debe acceder, luego del alta neonatal, a programas especiales de seguimiento.

8-La familia de un recién nacido prematuro tiene derecho a la información y participación en las decisiones sobre su salud a lo largo de toda su atención neonatal y pediátrica.

9-El recién nacido prematuro tiene derecho a ser acompañado por su familia todo el tiempo.

10-Las personas que nacen de parto prematuro tienen el mismo derecho a la integración social que las que nacen a término.

Sobre el cumplimiento de los Derechos

Las recomendaciones para que estos derechos se cumplan apuntan primero a que los padres y familias de los niños prematuros conozcan estos derechos para luego hacerlos valer en las distintas instancias y etapas que les tocará transitar, acompañando a su hijo prematuro en su crecimiento y desarrollo.

Por otro lado, el Estado se compromete a la capacitación permanente de los equipos de salud abocados a la atención de estos niños, apelando al análisis de aquellos eventos adversos que ocurran con el objetivo de que no vuelvan a suceder.

Además asume la responsabilidad de reconocer que el modelo de “Maternidades seguras y centradas en la familia” es el ideal para empoderar a los padres y las familias como principales cuidadores de sus hijos, aún en las unidades neonatales.


Volver