Con la colocación de la última viga del cuarto viaducto en la Bajada de las Altas Cumbres quedó unido el tramo de algo más de 16 kilómetros que posibilitará, de ahora en más, una conexión más rápida entre el centro de la provincia y el Valle de Traslasierra. La tarea, en el tramo final de la megaobra en Falda del Cañete, fue supervisada por el director de Vialidad Provincial, Osvaldo Vottero, quien manifestó la satisfacción de todo el equipo por haber llegado a la viga 95 del viaducto número uno, que es el más imponente y tiene la altura similar a un edificio de 25 pisos.

Aunque están pendientes tareas de asfaltado, hormigonado y señalización antes de habilitar esa parte del camino al tránsito vehicular, lo importante es que se puso punto final al trabajo en los viaductos que unirán la traza. Vottero señaló que a partir de mañana se termina la armadura para luego hormigonar el último tramo que completa así la etapa de los viaductos.

Los trabajos tienen una evolución del 90 por ciento y antes de que empiece la temporada alta de turismo, el nuevo tramo estará incorporado a la ruta de las Altas Cumbres. Con este trayecto, se evitará el paso por la zona urbana de Villa Carlos Paz y de otras poblaciones del sur de Punilla, pero también por la alternativa vigente, un trayecto muy sinuoso desde Falda del Carmen que pasa por el Observatorio de Bosque Alegre.

Para tener una idea aproximada de lo que implica la obra en términos de ahorro de tiempo, el nuevo recorrido permitirá evitar 31 semáforos, desde San Antonio de Arredondo hasta la ciudad de Córdoba, lo que implica -*en una jornada de tránsito normal- alrededor de media hora menos.

El titular de Vialidad Provincial contó que trabajadores que intervinieron en las primeras tareas realizadas entre 1965 y 1966 “nos han estado acompañando y observando la labor de los técnicos e ingenieros que han tomado la posta y que con una tecnología distinta se han hecho cargo de concluir una gran obra de ingeniería”. La infraestructura vial apunta a mejorar la comunicación de los valles turísticos y la accesibilidad a localidades con potencial turístico, favoreciendo el desarrollo de la región.

Además de favorecer una mejor conectividad, el corazón de la megaobra se convertirá en un balcón impresionante de nuestras sierras, con una visión privilegiada. Para ello se colocó la protección necesaria en la zona peatonal, a fin de que se pueda disfrutar con seguridad del paisaje y de una vista limpia y clara de las sierras.

El tramo de 16 kilómetros es para todo tipo de tránsito. El menor tiempo para unir Córdoba y Traslasierra también permitirá un ahorro de combustible. Será además una ruta muy segura, en medio de un paisaje sumamente atractivo, para que se pueda llegar en unos 15 minutos desde el distribuidor de Falda del Cañete hasta el que se encuentra al inicio de la ruta 34.

Se trata de una infraestructura de proporciones impactantes, con una longitud total de 770 metros, con espacios de 40 y 45 metros entre vanos (pilotes), que se hizo necesaria por las características montañosas de la zona.

La obra también es importante para el corredor bioceánico porque quienes pensaron inicialmente el diseño , vieron las posibilidades de unir Santa Fe con Córdoba a través de la Autopista 19; tomar por Circunvalacion Ruta 20 ; cruzar Altas Cumbres, llegar a Villa Dolores , San Luis y de allí  pasar por la cordillera para arribar a Chile, por lo cual lo ruta posee además de un innegable valor turístico, uno  significativo en lo que respecta la producción.


Volver
ff , , , ,