Policía Ambiental continúa ejecutando tareas de remediación de obras hídricas clandestinas en el sur provincial, con el apoyo de la Secretaría de Recursos Hídricos y de la Policía de la Provincia de Córdoba.

En esta oportunidad, los trabajos de desactivación de canalizaciones ilegales se desarrollaron en la zona rural colindante a la Ruta Provincial N°10 en cercanías de las localidades de Jovita y General Levalle.

Previa solicitud de orden de allanamiento, el personal actuante ingresó a los establecimientos y colocó varios tapones en distintos puntos de las canalizaciones con el objetivo de impedir que el excedente hídrico provocado por la obra clandestina inunde zonas aledañas.

En el primer campo se realizaron cinco tapones, mientras que en el segundo se colocaron tres. Asimismo, se pusieron tapones en dos caminos rurales de la localidad de General Levalle para reconstruir lomas evitando que el excedente hídrico tome velocidad cuesta abajo.

Según informó el director de Policía Ambiental, Adrián Rinaudo, el plan de desarticulación de obras hídricas no autorizadas se realiza una vez agotadas las vías administrativas correspondientes y ante la reticencia de los infractores en el tapado voluntario de las canalizaciones.

“Las tareas de remediación de obras hídricas clandestinas demandan varios días de trabajo y para ello se afectan tanto recursos humanos como materiales de las distintas reparticiones provinciales. Asimismo, gracias a una subasta electrónica, contamos con la ayuda de una empresa privada que realiza parte de las obras y genera un certificado de deuda de los costos que demanda el tapado, cuyo importe luego la provincia reclama a los infractores por la vía de ejecución fiscal”, expresó el funcionario.


Volver