El programa para el Saneamiento de Títulos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Córdoba acerca a vecinos y pobladores de distintos puntos de la geografía cordobesa el asesoramiento y la realización sin costo de los trámites para inscribir sus terrenos, en el marco de lo establecido por la Ley Provincial 9.150.

En su mayoría, son pobladores de tierras que han heredado de padres y abuelos, con un arraigo de más de un siglo pero sin títulos de propiedad.

Por intermedio de estas acciones, en los últimos años, más de 200 familias de la provincia ya han dado un paso más en la posesión de las tierras donde han vivido por generaciones, en muchos casos.

A finales de 2017, el programa realizó nuevas inscripciones en la zona de Villa de Soto, llevando toda la asistencia técnica y legal a un buen número de familias de aquel sector del Noroeste Cordobés. “Tranquilidad”, “seguridad”, son algunas de las palabras que brotan en las voces de dos vecinos de Soto, que accedieron a contar sus experiencias.

“Es muy bueno esto”, dice Juan Carlos Villagra, jubilado de 76 años, que vive con su compañera Sonia, en la casa que él mismo comenzó a levantar 40 años atrás y “con ayuda de otros”, relata. También tiene recuerdos más cercanos en el tiempo: “En noviembre firmé los planos de agrimensura”, dice sobre el plan de saneamiento de títulos.

Cuarenta años vividos en su casa del barrio Alberdi de Villa de Soto y muchos esfuerzos van teniendo su recompensa, con la llegada de este plan al que se han sumado también muchos vecinos. En su caso, son unos 13 años de labor para regularizar su tierra: “Empecé en 2005 con el juez Carlos Heguía, que ya falleció. Y seguí esperando; fui muchas veces”, rememora y agrega: “hasta que escuché del plan de saneamiento de títulos y ahora me tocó a mí y a mucha gente”. “Es muy bueno esto porque es muy engorroso obtener los planos de agrimensura, la gente de la zona es muy humilde y esos trámites cuestan”, cuenta. “Las personas que vinieron son gente muy seria y muy responsable y nos hemos encargado de atenderlos muy bien”, destaca y se entusiasma con la idea de que otros tengan la tranquilidad que le llega después de todo lo que ha andado: “Dios quiera que esto siga”.

Ahora jubilado, Juan Carlos no se queda quieto y es el presidente del Centro de Jubilados “Mi Refugio” de Villa de Soto. De su vida laboral, cuenta que trabajó en la construcción del dique Pichanas, entre 1974 y 1980,  fue camionero y trabajó en las Canteras Quilpo.

Marta Maldonado también es de Villa de Soto, del barrio 25 de mayo, donde vive hace 40 años. En Estación de Soto, en el barrio Belgrano, ella compró un terreno en 2008 “a gente que lo había comprado en el ’48”, cuenta. “Ahí está edificando mi hijo, hace unos cinco años, ya. Tiene una hija de 16 años”. “Me siento muy conforme, muy contenta porque no pensaba nunca llegar a una escritura porque como están las cosas no se podía. Gracias a Dios ya lo tengo y sé que es mío, porque siempre fue mío pero no tenía una máxima seguridad”, comenta. “Significa una tranquilidad porque hay gente muy pícara, que viene y se les mete”.

¿Cómo iniciar el trámite? Ingresa acá.


Volver
ff , ,