El patio central del Cabildo era un hormigueo de personas que se saludaban y esperaban el comienzo de una doble presentación: la nueva edición de la Revista Tumbando Rejas, que se produce desde el año 2008 en los espacios extracurriculares de la Escuela María Saleme de Burnichón del Complejo Esperanza, y de “Encuentros en Cuento”- Audiocuentos infantiles desde el encierro-, proyecto canalizado a través de la articulación de las bibliotecas escolares del Complejo Esperanza y del Establecimiento Penitenciario de mujeres de Bouwer.

Diego Ceballos, uno de los coordinadores de la Revista Tumbando Rejas, dio la bienvenida satisfecho de ver consolidado, después de 11 años, proyectos educativos y expresivos en  contextos de encierro, que ayudan a cambiar el mundo, o al menos “ayudan a ser libres para tomar decisiones”, opina. “La palabra libera”, asiente citando al escritor Vicente Zito Lema.

Martín, que asiste a la escuela en el Complejo, grabó uno de los cuentos infantiles que forman parte de “Encuentros en Cuento”, un CD que vincula “el adentro con el afuera”, que da la posibilidad de oírse en el exterior y permite la experiencia de narrar y llegar a hijos, hijas, hermanos, hermanas, sobrinos y sobrinas.

“A pesar de estar atrás de una reja, leyendo me siento libre”, cuenta Martín antes de leer el cuento “La niña que iluminó la noche”, de Ray Bradbury a  todos los presentes y a los niños y niñas que están sentados a sus pies para escuchar.

“Con estos cuentos fortalecemos lazos con la familia que están debilitados en el encierro”, dice Ceballos. “Observamos que la mayoría de los chicos no recordaban que les habían leído cuentos, y este proyecto permite el acceso a la lectura y la narración, al derecho a la imaginación y a la apropiación de los bienes culturales”, subraya.

La acción de conquistar y ejercer la palabra por parte de los y las adolescentes privados de su libertad, se materializa también en las opiniones, entrevistas, narraciones  y la poesía que se lee en la revista Tumbando Rejas. El número 11 tuvo eje en el derecho a la salud. Entre sus creaciones los chicos idearon un “violentómetro”, para saber y alertarse cuando una relación va mal, “un noviazgo semiamargo” titulan.

No solamente se expusieron estas producciones por quienes menos posibilidades tienen y han tenido de poner su palabra en el espacio público. La segunda novela de Tumbando Rejas Ediciones “Compañeros hasta el Frunche”, escrita y encuadernada en el marco de los talleres literarios de la biblioteca escolar del Complejo Esperanza también se presentó en la Feria del Libro.

Acompañaron la presentación el secretario de Niñez, Adolescencia y Familia, José Piñero el subsecretario de Niñez, Adolescencia y Familia, Antonio Franco; Fátima Serione y Eugenia Almeida de Bibliotecas Escolares del Ministerio de Educación de la Nación; directivos y docentes de los establecimientos educativos del Complejo Esperanza; amigos, familiares, público en general; y la música y el mensaje de Malena Armata y el rapero Agustín Colameo.


Volver