En el cierre de año, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Angulo, acompañado de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba, Sonia Torres, visitaron los avances de obra de la puesta en valor de los sitios de la memoria Campo de La Ribera, y Archivo Provincial de la Memoria, Ex D2.

“Hay que revalorizar la decisión política de conservar estos espacios para la memoria de lo que significó el terrorismo de Estado”, apuntó el ministro de Justicia, Luis Angulo, felicitando el compromiso de los equipos de trabajo de los Espacios de la Memoria, quienes junto a los especialistas, vehiculizaron las mejoras de los sitios históricos. “Esto está directamente vinculado al fortalecimiento de lo que es la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Democracia”, señaló el ministro sobre las obras realizadas.

En el Campo de La Ribera, además de las ampliaciones para profundizar el trabajo de promoción de derechos y mejoras generales de infraestructura, se rescatan las huellas de su funcionamiento durante la dictadura y el paso de los presos políticos en el centro clandestino de detención, que fueron ocasionalmente “tapadas” para poner en marcha un establecimiento educativo.

“De lo que se trata es dejar las cosas tal como estaban para los que estuvieron acá durante esos años oscuros” sostuvo Angulo. “No hay que contaminar lo que han vivido estas personas”, agregó.

En el ExD2, estructura edilicia que se inicia en los siglos XVII y XVIII, se realizan tareas de limpieza y de restauración del edificio, y arreglos de pisos y coberturas en los patios. Importante es la ampliación de superficie cubierta, que posibilitará el traslado de las áreas administrativas y de investigación, dejando al Sitio en sí funcionar enteramente como Museo. Y lo más importante, que estas mejoras posibilitarán la preservación de los Archivos en las condiciones específicas que se requieren para que no se deterioren y se pueda continuar el trabajo de indagación sobre las tareas de represión y las huellas de los desaparecidos durante la ex dictadura cívico militar.

“Esta es la consolidación de una política pública de memoria, esta es la consolidación de una democracia”, sintetizó María Cristina, directora del Archivo Provincial de la Memoria. “Este es un paso enorme y muy cuidado que se hizo con los saberes de arquitectura y de las personas que vienen trabajando en los Sitios, analizando como compatibilizar tres edificios que son de larga data con un lugar seguro para albergar los archivos y a la vez para recibir la cantidad de gente que recibimos” explicó. Durante el 2018 el Archivo Provincial de la Memoria –en obras y todo lo que eso significa- recibió a más de 15 mil personas.

La puesta en valor en el Archivo Provincial, Ex D2, también contempla el montaje de una estructura en el patio para memorial de los detenidos y desaparecidos en el ex centro de clandestino. Y de otra estructura “memorial de las luces”, que encenderá una luz por cada nieto o nieta que haya recuperado su identidad. “Recién van a conocer la libertad cuando realmente conozcan su nombre, su apellido y su familia”, señaló Sonia Torres sobre la lucha que llevan hace 40 años desde Abuelas de Plaza de Mayo.

Estas obras de puesta en valor y mejoras de los edificios de los Espacios para la Memoria, también se extienden al ex centro clandestino La Perla, por lo que constituye una política pública de gran cobertura, en dar solidez a los sitios de la memoria como efectivas herramientas para el cuidado de los principios democráticos.

Acompañaron la visita, directivos y personal de los Espacios de la Memoria, el secretario de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas y Financiamiento, Daniel Eduardo Rey, y Luis “Vitín” Baronetto, integrante de la Comisión Permanente por los Derechos Humanos.


Volver