En un jardín de infantes de Mina Clavero, las docentes decidieron modificar el color de los pintorcitos. No más azul para los nenes, ni rosa para las nenas. Usarán un único color: violeta. A los días, una madre fue a quejarse ante las docentes. Su hija no quería ir al jardín, no quería ponerse un uniforme que no fuera rosa. Ese día la docente le explicó que el color no determina el sexo ni el género. “Fijate vos, como estás vestida”, le dijo, la mujer llevaba una campera negra y un jean, “no necesitas llevar algo rosa para identificarte como mujer”.

Las docentes de ese jardín había participado del programa Escuelas Libres de Violencia de Género, coordinado por profesionales de los ministerios de Justicia y Derechos Humanos y Educación, para erradicar patrones culturales y prevenir la violencia. Este viernes, en la sede del Cirse, más de cien docentes y directivos de escuelas del departamento Capital escucharon la experiencia del jardín de Mina Clavero, contado por sus protagonistas en un video.

Fue una de las actividades que se realizaron en el relanzamiento de una nueva etapa del programa, que alcanzará a docentes de Capital, Punilla sur, Calamuchita Santa María y Colón. Hasta ahora, en la primera etapa del año los capacitadores habían trabajado con escuelas de Río Cuarto y Punilla.

“El objetivo del programa sigue siendo el mismo: tiene que ver con analizar y reflexionar sobre los patrones culturales que promueven y profundizan la violencia de género. El programa otorga insumos que los docentes puedan trabajar en cada escuela”, explicó Patricia Corvalán, coordinadora del Escuelas Libres de Violencia de Género. “La violencia no es una temática nueva, nos atraviesa como humanidad. A partir de allí surgen patrones, como el lugar que se le da a la mujer, de subordinación, mientras que el varón ejerce el poder. Esto nos sucede desde los inicios del proceso de socialización, con cosas simples pero que nos marcan, como el color de las vestimentas”, agregó.

El programa fue creado en 2016 y, desde entonces, participaron en la capacitación docentes de más de 550 escuelas repartidas en centenares de localidades provinciales.

 

 


Volver