RUNNA, el sistema informático que permite crear un legajo personal para cada niño o niña que en algún momento haya necesitado la protección de sus derechos por parte del Estado, cumplió un año desde el anuncio de su puesta en marcha, el 7 de agosto de 2018.

“Atravesamos la etapa más difícil, implementar tecnología que viene a reemplazar a otra”, refiere la jefa de Relaciones Institucionales, Verónica Fernández Wagner, sobre la introducción del Registro Único Nominal de Niñez y Adolescencia (RUNNA) entre los operadores de SeNAF.

Para llegar a este punto, fueron necesarios tres años de trabajo previo que implicaron tareas de diagnóstico, diseño de la herramienta y su desarrollo. Una preparación en la que participaron equipos técnicos y todos los niveles directivos y de mando de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SeNAF), e incluso otras reparticiones provinciales como CIDI de Gobierno y la Dirección de Innovación Tecnológica. Siempre con la asesoría y acompañamiento de los consultores Grupo Pharos y UNICEF Argentina.

La incorporación del sistema informático se tradujo en muchas ventajas para aquellos que trabajan territorialmente en la restitución de derechos de niñas, niños y adolescentes.

El RUNNA “resuelve la dispersión y la distancia, integra las áreas institucionales y unifica toda la información de un niño o niña en un solo lugar”, explica Fernández. Permite que cada usuario del Registro pueda acceder desde cualquier punto a toda la información sobre las intervenciones que un niño o niña ha recibido en la protección de sus derechos, la cual estaba en distintos lugares de la provincia o en diferentes áreas. Esto “dota a la herramienta de un potencial colaborativo muy grande”, afirma la responsable.

La implementación del RUNNA es gradual, porque a medida que se va usando se van verificando mejoras necesarias. Es un sistema dúctil que puede perfeccionarse. Fernández dice que: “sin usuarios no hay sistema, ellos siguen aportando al reportar necesidades de registro”.

A un año de su implementación, el RUNNA ayudó a ordenar las tareas, según aseguran los profesionales y agentes que lo operan. Y lo que es muy importante: aceleró los tiempos de los procedimientos, ya que no solo registra las intervenciones de SeNAF sino que gestiona. El mismo sistema informático pone en marcha todo un procedimiento de trabajo, explica la responsable a cargo; “si no registro mi intervención, no se va originar la aprobación de lo que hice, ni se va a realizar el informe jurídico del área correspondiente”.

Además formalizó registros y comunicaciones. “El RUNNA reemplazó las diversas herramientas tecnológicas usadas: correo electrónico, WhatsApp, por una sola que integra todo”, dice Fernández. “Elevó la calidad de registros e informes de parte de los usuarios”, ya que los registros están más expuestos a su revisación.

El Sistema dota de transparencia. En definitiva resuelve diversos problemas de registro, gestión y supervisión. Generó un salto reflexivo muy importante señala la especialista: “Para su puesta en marcha interpeló sobre viejas prácticas y procedimientos,  y consolidó un lenguaje especializado común”.

“Una de sus grandes virtudes es la capacidad que tiene el sistema para ofrecer información” dice Fernández. Al brindar accesibilidad, hay información disponible cada día, caso por caso para cada niño o niña. Y a medida que el sistema avance en su implementación habrá información agregada, de carácter estadístico que dimensionará el alcance de los objetivos institucionales de SeNAF, y constituirá un aporte para el diseño de políticas públicas.

Desde el 2018 hasta la fecha el RUNNA comenzó a ser operado por agentes de la Secretaría de Niñez, en los cuatro Servicios Zonales de capital y en seis delegaciones de SeNAF en el interior (Unidades de Desarrollo Regional), ampliándose hasta abarcar las 22 que comprende en todo el territorio de la provincia. Fueron sumándose equipos profesionales transversales como los de Residencias, del programa de acogimiento familiar: Familias para Familias, etc. El desafío es continuar ampliando la incorporación de las medidas de protección de derechos integrales, aquellas que se realizan junto al entorno familiar del niño o niña, y las medidas que se dan el ámbito Penal Juvenil.

A partir de la experiencia realizada en Córdoba junto a UNICEF con el RUNNA, se sentaron las bases para el desarrollo de Registros Unificados de Niñez y Adolescencia en todo el país. SeNAF, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, comparte reuniones de trabajo con los equipos técnicos de otras provincias, impulsadas por la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia y el organismo internacional.

 

 

 


Volver