En la fachada de la Escuela Normal Superior de Alta Gracia hay una gran bandera violeta que dice, en letras blancas: “Aydeé quería ser maestra”. Aydeé Palavecino, una joven de 18 años, madre desde hacía tres meses, que fue asesinada por su pareja el 1 de junio pasado, era estudiante en ese instituto.

El miércoles, a pedido de la institución de formación docente, un equipo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que integran el programa Escuelas Libres de Violencia de Género llegó hasta el lugar para brindar un taller del que participaron unas 170 personas, entre docentes y estudiantes que compartían la vida educativa con Aydeé. 

El programa Escuelas Libres de Violencia de Género ya capacitó, desde 2016, a más de 1.600 directivos y docentes de todos los niveles en casi 300 municipios. Sin embargo, este no fue un taller más. 

“Más allá de que llevamos adelante un programa con acciones articuladas y pautadas entre los ministerios de Educación y Justicia, estuvimos presentes frente a esta demanda puntual tan necesaria”, explicó Alejandra Morcillo, coordinadora del programa. El taller estuvo a cargo de las especialistas Agustina Beltrán, Soledad Ceballos y Mercedes Campana. Durante dos horas y media trabajaron sobre marcos conceptuales útiles para pensar la violencia machista y pensar, con herramientas, qué se puede hacer desde la escuela. 

Si bien no hubo referencias puntuales al femicidio de Aydeé, para Morcillo “había una gran necesidad de conversar, de escuchar y ser escuchados por fuera de la institución. Este tipo de demandas hace visible la necesidad que tiene toda la comunidad educativa de continuar con la formación, para derribar estereotipos y hacer un cambio cultura. En eso la escuela es un ámbito privilegiado”, agregó. 

La funcionaria destacó la “ingeniería institucional” que dispuso el Gobierno de la Provincia de Córdoba para luchar contra la violencia de género, especialmente desde la Secretaría de Lucha contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas. 

En ese esquema, el programa busca propiciar procesos de capacitación continuas en el sistema educativo formal con el fin de promover prácticas escolares de prevención de las violencias de género, con temáticas como perspectivas y violencias de género; marco normativo internacional, nacional y provincial en materia de Igualdad de Género desde la perspectiva de los Derechos Humanos; y Proyectos de intervención escolar y/o comunitaria desde el enfoque de la equidad.


Volver