• El programa “Escuelas Libres de Violencias de Género”, se puso en marcha en 2016
  • Martín Farfán, ministro de Justicia y Derechos Humanos de Córdoba
  • Claudia Martínez, secretaria de Lucha Contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas
  • Delia Provinciali, secretaria de Educación de la Provincia
  • Delia Provinciali, secretaria de Educación de la Provincia

Con el objetivo de lograr “Escuelas Libres de Violencias de Género”, el programa que desde 2016 impulsan los Ministerios de Justicia y Derechos Humanos y Educación de la Provincia, junto con la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad Católica y el Conicet, lleva ese nombre y apunta a capacitar a los docentes en el abordaje de esta problemática en los establecimientos.

Luego de tres años, y según resultados que arroja el informe realizado por el Conicet, se puede afirmar que el programa aumentó la capacidad de los educadores para identificar casos de violencia de género dentro y fuera de las escuelas y responder a ellos.  

“Hoy la sociedad demanda otro rol de los docentes”, dijo Martín Farfán, ministro de Justicia y Derechos Humanos de Córdoba, en un encuentro realizado en el Centro Cultural Graciela Carena. “Al rol valioso que ya tienen, se le suma educar con perspectiva de género, para generar un cambio cultural. Y con este trabajo demostramos que hay herramientas del Estado para trabajar en prevención”, agregó. 

Un equipo del Conicet realizó encuestas a los asistentes del año pasado (antes y después del inicio de las capacitaciones) y los resultados arrojaron que 7 de cada 10 personas que pasaron modificó “sus ideas previas respecto al tema”. En general, “consideran que la capacitación ha contribuido en aportar mayor claridad conceptual”. También les ha permitido “desnaturalizar prácticas, adquirir herramientas para la intervención”, concluye el informe. 

Desde que comenzó a implementarse, el programa formó a 2.100 docentes y directivos de 725 escuelas y 7 institutos de formación docente. También se destaca el alcance territorial, ya que las capacitaciones llegaron a instituciones de 286 localidades de la provincia.

Delia Provinciali, secretaria de Educación de la Provincia, destacó la transformación que las capacitaciones generan en los docentes y habló de los desafíos de seguir brindando Educación Sexual Integral en las escuelas, “a pesar de las resistencias. La educación sexual integral y la educación con perspectiva de género, son institucionales”, dijo. 

Los porcentajes surgidos de las encuestas -implementadas como mecanismo de monitoreo y evaluación- dan cuenta de que la problemática está más que presente. La investigación se realizó con entrevistas previas y posteriores al inicio de la capacitación. El 87 por ciento de los consultados manifestó que conoce a mujeres o familias en situación de violencia de género en las escuelas. Y en la mitad de las instituciones hay personal que “vive o ha vivido una situación de violencia”.

Al respecto, Claudia Martínez, secretaria de Lucha Contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas, dijo que la violencia en las escuelas “se ve reflejada en el Polo de la Mujer”. Se mostró confiada en el equipo de trabajo que lleva adelante las capacitaciones y propuso: “Tenemos que revisar nuestras prácticas como sociedad”. 

Por eso rescatan como sumamente positivo la capacitación ya que la formación brinda herramientas concretas para abordar el tema de manera integral y cambia el registro del rol docente frente a estos temas. 

En el encuentro, todos destacaron la importancia de que un organismo como Conicet, externo al Poder Ejecutivo, haga la evaluación del proceso de trabajo.

Estuvieron presentes Alejandra Morcillo y Patricia Corvalán, coordinadoras del programa, y la subdirectora de Educación Media Rural, María Cecilia Soisa.


Volver