El programa “Digitalización de actas de nacimiento por la identidad”, se realiza a través de un convenio entre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y Abuelas de Plaza de Mayo sede Córdoba, para facilitar la identificación y búsqueda de nietos y nietas con identidad apropiada nacidos durante los años de la dictadura cívico-militar.

En los años que duró la dictadura, en el Registro Civil de la Provincia de Córdoba se inscribieron 452 mil nacimientos. Entre los cuales, es posible que estén los hijos e hijas de las 11 mujeres embarazadas que fueron desaparecidas en Córdoba, entre ellas la hija de Sonia Torres. O incluso, que estén inscriptos en esta provincia, niños o niñas con identidades robadas nacidos en otras provincias.

Desde julio, gracias a este programa, un grupo de 20 personas trabaja para digitalizar las actas de nacimiento de 1976 a 1983. “Digitalización de actas de nacimiento por la identidad”, significa un gran salto de calidad en la búsqueda de nietos y nietas apropiados, porque agiliza el proceso. La herramienta informática permite hacer cruces de información en las hipótesis de investigación de Abuelas, que no se pueden hacer con el soporte físico.

En la Dirección General del Registro Civil y Capacidad de las Personas hay 82 metros cuadrados dispuestos especialmente para el programa.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Farfán y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, filial Córdoba, Sonia Torres, visitaron estas instalaciones.

“Este programa ratifica la política pública que sostiene el Gobierno de la Provincia de Córdoba en relación a los derechos humanos. Por fin vemos los frutos de este convenio que comenzó a generarse en la gestión del exministro Luis Angulo, a través de la adquisición de un equipamiento tecnológico de avanzada para agilizar las investigaciones que lleva Abuelas de Plaza de Mayo”, señaló Farfán.

“Contar con una herramienta más valiosa para buscar los nietos antes era una utopía, y hoy es una realidad”, dijo Sonia. “Conmueve verlo, esto nos va a permitir acelerar la búsqueda y encontrarlos”, agregó la referente de lucha por los derechos humanos.

En un ala del espacio destinado al programa está el depósito de los cuatro mil libros que corresponden al periodo 1976-1983. Fueron extraídos del archivo general y permanecen guardados con la exigencia de conservación que indican los protocolos: luz fría y tenue, distancia del piso, no más de cuatro libros apilados y alejados de cualquier elemento de riesgo. En otra ala, un grupo de 17 jóvenes pasantes trabaja en dos turnos, supervisados por personal del Registro y de Abuelas, para escanear, procesar las imágenes y luego guardarlas. Todo funciona como una verdadera cadena de montaje, diseñada por el consultor informático José Luis Perlo. Para tomar las imágenes, cuentan con cinco escáneres; tres de los cuales son escáneres cenitales de cabezal móvil, recomendados para trabajar con archivos antiguos que pueden ser dañados con la manipulación. A este ritmo de trabajo, la digitalización podría finalizarse en dos años y siete meses.

Acompañaron la visita el exministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Angulo; la secretaria de Justicia, Laura Echenique; la directora del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas, Nancy Moreno; el coordinador de “Digitalización de actas de nacimiento por la identidad”, Calixto Angulo; la directora del Archivo Provincial de la Memoria, María Cristina; integrantes de Abuelas de Plaza de Mayo, de H.I.J.O.S., y de diversos organismos de derechos humanos; y agentes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Un eslabón en la búsqueda En 2012, el Tribunal Oral Federal 6 condenó al exdictador Jorge Rafael Videla y otros militares y civiles en la causa conocida como “Plan sistemático”. En ese plan, las mujeres podían ser secuestradas en una provincia, llevada a parir a otra, y sus hijos, finalmente, inscriptos de manera apócrifa en otra provincia. Para que el circuito funcionara, intervinieron instituciones preexistentes usadas con fines ilegítimos: además de los centros clandestinos o las penitenciarías de mujeres, la maternidad provincial o la casa cuna.

¿Cómo aporta la digitalización de actas de nacimiento a la búsqueda? “Ponemos la información que tienen los libros en el contexto de la investigación de Abuelas. Analizamos toda la información de cada acta: analizamos si hay enmiendas, si han sido sobrepasadas, si los oficiales públicos que la firman realmente corresponden a la época, si han sido inscritas sin certificado médico, etc. En general, cruzamos datos para encontrar patrones comunes al plan sistemático, por ejemplo, si aparecen estas instituciones preexistentes, como la Casa Cuna”, detalla Lilen Casella, archivera del área jurídica de Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba.


Volver