Mediante un convenio firmado entre la Federación de Ajedrez de la Provincia de Córdoba, representada por el maestro internacional Guillermo Soppe, y el ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través del Secretario de Organización y Gestión Penitenciaria, Martín Farfan, los Centros Socioeducativos de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SeNAF) sumarán una nueva actividad recreativa y cultural para los jóvenes, la práctica del ajedrez.

El subsecretario de Niñez, Antonio Franco, expresó su satisfacción del inicio de la nueva actividad en el Complejo Esperanza y en el Centro Socioeducativo de Adolescentes Mujeres (CESAM). “Para los chicos y chicas que están en esta situación de privación de la libertad, que se han acostumbrado a la transgresión civil, la práctica del ajedrez les ayuda a aceptar reglas, a organizarse en un plan, a incorporar normas, lo que es un aprendizaje esencial para los adolescentes que deben reinsertarse socialmente”, dijo.

La federación cordobesa de ajedrez y el ministerio de Justicia y Derechos Humanos desarrollan de manera conjunta desde el año pasado la experiencia de la práctica de ajedrez en contextos de encierro. Los resultados y la motivación que produjo en los internos de los establecimientos penitenciarios de Bower y Villa María, promovieron la iniciativa de llevarlo a los Centros Socioeducativos para jóvenes en conflicto con la ley penal.

“Queremos llevar el ajedrez a todas partes”, apuntó Guillermo Soppe. “No es un juego de élite, ni se necesita ser muy inteligente para jugarlo, son todos mitos”, agregó. El ajedrecista manifestó que la práctica del ajedrez en las niñas, niños y adolescentes tiene muchos beneficios. Aparte de atrapar en el juego, el ajedrez ayuda a desarrollar el pensamiento crítico, la estrategia, el dominio de los impulsos; tiene muchos códigos a incorporar y desarrolla el respeto por el rival. “Lo que pudimos aprender de nuestra experiencia en Escuelas es que baja mucho el nivel de agresión entre los chicos”, expreó Soppe.

Calixto Angulo, coordinador del programa “Jaque Mate a la Exclusión”, llevado a cabo en asociación con la Federación de Ajedrez de Córdoba, afirma que “el programa crece de menor a mayor, pero de manera sólida”. Comenzó a implementarse en Bower, luego en el establecimiento carcelario de Villa María y en Agosto inicia en los Centros Socioeducativos de SeNAF y en el complejo carcelario de San Francisco. Luego, se extenderá el programa al establecimiento carcelario de Cruz del Eje, pero en este caso los instructores serán agentes del Servicio Penitenciario aficionados al ajedrez y entrenados por la Federación.


Volver