• Los espacios de tutorias se encuentran distribuidos en diferentes Salas Cunas
  • Serena, alumna del programa Aula Mamá
  • Desiré, alumna del programa Aula Mamá
  • Natalia, alumna del programa Aula Mamá
  • Neidy Carola, alumna del programa Aula Mamá
  • Alicia, alumna del programa Aula Mamá
  • Los espacios de tutorias se encuentran distribuidos en diferentes Salas Cunas
  • Aula Mamá busca que las mujeres concluyan los trayectos educativos, apostando a su posterior inclusión social y laboral
  • Aula Mamá busca que las mujeres concluyan los trayectos educativos, apostando a su posterior inclusión social y laboral
  • Los espacios de tutorias se encuentran distribuidos en diferentes Salas Cunas
  • Aula Mamá busca que las mujeres concluyan los trayectos educativos, apostando a su posterior inclusión social y laboral

En 2018, la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo en conjunto con el Ministerio de Educación, lanzaron “Aula Mamá”, un programa para que madres de todas las edades puedan terminar sus estudios primarios y secundarios. En la actualidad, 720 mujeres participan de la iniciativa que se lleva adelante en 12 de las Salas Cuna que funcionan en ciudad de Córdoba.

Serena, Desiré, Alicia, Natalia y Neidy son vecinas de distintos sectores de la Capital y están terminando sus estudios gracias al programa Aula Mamá, en la Sala Cuna que tiene a cargo de la ONG “Aprendiendo a Volar” en barrio Yapeyú.

La mayoría de ellas conoció de Aula Mamá porque llevan a sus hijos e hijas a este espacio de primera infancia destinados a niños y niñas de sectores vulnerables. Aunque al principio dudaron en inscribirse, finalmente lo hicieron y comenzaron a tomar las tutorías en la misma Sala Cuna, encontrando allí un ámbito de contención para las familias. 

Mamás y alumnas

Cada una de estas mujeres tiene una historia y una motivación diferente para retomar sus estudios. Alicia, con 54 años se animó a “cumplir un sueño pendiente”. Mamá de cuatro hijos y ya abuela, decidió superar el miedo a que la salud no la acompañe para terminar el secundario, que dejó de joven en primer año. 

En esta experiencia de volver a estudiar, Alicia destaca el acompañamiento del personal docente, de quienes admira su “calidez humana, la paciencia que tienen”. A la vez, resalta haber encontrado un grupo de compañeras que se fueron transformando en amigas.

Desiré también encontró compañerismo en las chicas con las que cursa, algo especial para ella ya que le “cuesta mucho socializar”. Supo del programa al llevar a su hija la Sala Cuna del barrio, y es la pequeña quien ahora la motiva a enfrentar el desafío de retomar los estudios después de algunos años de haber dejar el secundario. “Es todo por ella, ahora tengo quien me empuja”, cuenta orgullosa.

La historia de Natalia no es tan diferente. Entre mate y mate nos comenta que, al igual que muchas de sus compañeras, desde que tuvo a su hijo más grande “todo a lo que me dediqué fue a ser mamá y desde hace bastante tiempo dejó de estudiar. 

En cambio, Serena hace dos años asistía a una escuela secundaria en el centro de la ciudad. Cuando se enteró que iba a ser mamá, abandonó los estudios con 16 años. Pero su familia conoció del programa y la impulsaron a comenzar en el Aula Mamá de Aprendiendo a Volar.

Ahora, se levanta bien temprano todas las mañanas, se toma dos colectivos y hace el trayecto desde Juan Pablo II hasta Yapeyú para cursar las tutorías y dejar a su nene en la Sala Cuna. Además, tiene un objetivo claro: “Yo quiero terminar el secundario por mi hijo y ahora por mí, porque quiero entrar en la Policía”.

Uno de los objetivos del programa Aula Mamá es generar más inclusión social y laboral. En este camino, también se encuentra Neidy Carola, que se inscribió porque quiere “estudiar una carrera, realizarme como mujer profesional y también como mamá”.

Ella está viviendo desde hace cuatro años en Córdoba después de dejar su Bolivia natal. Si bien terminó sus estudios en su país, la validación de los títulos resulta complicada y costosa, entonces decidió hacer el trayecto: “Como me gradué en el 2003, las clases ahora son un refresca-memoria”, cuenta risueña.

Las chicas Aula Mamá de la Sala Cuna Aprendiendo a Volar, están transitando juntas, unidas y hermanadas este camino para terminar el secundario, y como asegura Alicia, “los sueños se cumplen si uno se los propone y seguir estudiando es lo mejor que te puede pasar”.

Para inscribirse

Aquellas mujeres interesadas en ingresar al programa deben realizar su inscripción, en cualquier momento del año en cualquiera de las Salas Cuna en la que funciona el programa Aula Mamá.

Los documentos a presentar son:

  • Fotocopia de DNI
  • Constancia de CUIL de Anses
  • Certificado de estudios primarios (Sólo para quienes finalizaron el primario y quieren iniciar el secundario)
  • Pase institucional a nombre de la escuela asociada a la Sala Cuna (Sólo para quienes iniciaron la secundaria)

El listado de Salas Cuna que tienen Aulas Mamá es el siguiente:

  • Aprendiendo a Volar –  Barrio Yapeyú – Sinsacate 2405
  • Juana Azurduy – Barrio Argüello – Juan Cassoulet 7787 (Manzana 5 Lote 4)
  • Secretaría de Equidad – Barrio General Bustos –  Juan B. Justo 3600
  • Ejército Argentino – Barrio Ejército Argentino – Beccar Varela 200
  • La Horita Feliz – Barrio Residencial San Roque – Nuflo de Chávez 4478
  • Centro Comunitario Esperanza – Barrio Guiñazú – Cortada del Rosario 657
  • Nuestros Sueños-AMMAR – Barrio Centro – Maipú 630
  • Madre Teresa de Calcuta – Barrio Villa Azalais – Arturo Capdevila 1521
  • Lucía Pía – Barrio Parque Liceo 2 – Bartolomé Hidalgo 1200
  • Casita del Sol – Barrio San Ignacio – Tacuarí 5208
  • Fundación Cielo – Barrio Parque República – Pasaje Quinquelén 5995
  • Escuela Albert Bruce Sabin – Calle Pública s/n Posta de Vargas Cno. A San Antonio Km 7

Para consultas o mayor información comunicarse al 0800-888-1234 / (0351) 4322943.


Volver
ff , , ,