Alta Gracia siempre está cerca, al alcance de quienes desean tomarse un respiro. Y la Colonia José María Paz, ubicada en la ciudad del Tajamar, es el lugar ideal para despejarse. En la actual temporada invernal, el Ministerio de Desarrollo Social de Córdoba, a través de su programa Turismo Social, permite a miles de personas mayores de la provincia acceder gratuitamente a este espacio de integración, descanso y recreación, durante tres días.

Cada año, más de 18 mil jubilados disfrutan de las actividades recreativas de las colonias provinciales.

El 4 de julio, fue el turno para 128 entusiastas vecinos de cuatro barrios de la ciudad de Córdoba: Ampliación Cabildo, Sol Naciente, Avellaneda y Ciudad de Mi Esperanza. Muy temprano, abordaron ómnibus en diferentes puntos de encuentro y un rato después arribaron a la Colonia José María Paz. Allí permanecieron hasta el sábado 7, cuando emprendieron el viaje de retorno a sus hogares, muy contentos.

Teresa, vecina de Ciudad Mi Esperanza

En la gélida mañana del miércoles 4, el centro comunitario de barrio Ciudad Mi Esperanza, al este de la capital provincial, se pobló de mayores entusiasmados por el viaje gratuito ofrecido por el Ministerio de Desarrollo Social. Desayunaron y cerca de las 8 subieron al colectivo con sus bolsos. Eran 35 y desbordaban de alegría. Se iban de vacaciones. Para varios, sin recursos económicos, fue su primera excursión a Alta Gracia. Una gigantesca experiencia.

Una de ellas fue Teresa Gutiérrez, cordobesa de 77 años, nacida en Cerro Colorado y residente en Ciudad Mi Esperanza desde 2007. Esta mujer se desempeñó como trabajadora de casa particular hasta los 76, en una casa de familia del Cerro de las Rosas.

Teresa dice que ahora quiere disfrutar de la vida y, por eso, decidió ir a Alta Gracia con otros vecinos del barrio. Joel, su nieto, le ayudó a preparar la valija la noche anterior al viaje y la despidió con cariño. “Cuidá bien la casa y las mascotas”, le dice a Joel.

“Es la primera vez que voy a la colonia de Alta Gracia, aunque antes fui varias veces a la de Santa María de Punilla”, dice Teresa. Y agrega: “Me encanta salir e ir a las colonias de vacaciones; no tengo otra posibilidad de hacer estos viajes porque no me alcanza la plata”.

Teresa sabe que en Alta Gracia hará lo que le gusta: “Voy a charlar, tomar mates, bailar y pasear”, anticipa mientras se sienta en una butaca del ómnibus que la llevará al destino ansiado.

Caluroso recibimiento

Al arribar a la Colonia José María Paz, coordinadores del Ministerio de Desarrollo Social y jubilados de Oncativo y Villa Allende –que estuvieron tres días en el lugar– dieron una calurosa bienvenida a los contingentes de los cuatro barrios capitalinos. Con la música de Gilda y Ulises sonando en los parlantes, las caras de los mayores se fueron llenando de sonrisas.

Después de ubicarse en sus respectivas habitaciones, participaron de los juegos de animación propuestos por “el profe” Néstor. Algunos echaron mano a las cartas y jugaron al chinchón; otros empezaron a matear. Al mediodía almorzaron en el comedor de la colonia.

En la tarde del segundo día de visita en Alta Gracia, los mayores se fueron de paseo hasta la gruta de la Virgen de Lourdes. A la noche cenaron, disfrutaron con un grupo en vivo y algunos bailaron danzas folklóricas vestidos con atuendos criollos.

El sábado 7 los jubilados regresaron a Córdoba más felices que nunca. Y esperan poder volver el año próximo.

Servicios de nivel

La Colonia José María Paz cuenta con 200 plazas de alojamiento, mitad para hombres y mitad para mujeres. El coordinador general es Hernán Pons. Actualmente, trabajan entre 20 y 25 personas.

Ofrece servicios de gastronomía de primer nivel, transporte interurbano y emergencias médicas, con profesionales capacitados para atender situaciones especiales de salud que pueden ocurrir durante la estadía de los turistas.

Además, cuenta con pileta, quincho y cancha de bochas. Hay shows humorísticos y musicales.

Entre otras actividades lúdicas que se hacen en la Colonia José María Paz pueden mencionarse: clases de gimnasia para jubilados, caminatas a la Cascada de los Paredones, excursiones pactadas, campeonatos de tejo y de chinchón, bingo, encuentro de talentos (canto, baile, recitado, chistes), juego de “tablitas” y proyecciones de películas.

La colonia no sólo recibe a personas mayores, sino también contingentes de niños. Los beneficiarios del turismo social que brinda el Ministerio de Desarrollo Social tienen pensión completa.

Los interesados deben dirigirse a las oficinas de la Dirección de Turismo Social ubicadas en el edificio Pablo Pizzurno en calle Vélez Sarsfield 2311 o comunicarse telefónicamente al 4688599 o al 4682319.

 


Volver
ff