Córdoba se convirtió en la primera provincia de Argentina en usar la subasta electrónica para la compra de bienes y servicios. Hoy se replicó la modalidad en la ciudad de Río Cuarto.

Pablo Antonetti, Director General de Administración del Centro Cívico de Río Cuarto, explicó como se desarrolló la subasta: “El sistema emite el acta de prelación en donde se establece cuales han sido los mejores oferentes en materia de precios, después la Dirección de Administración a través del área de Compras y Contrataciones hará la evaluación de la conveniencia y de la pertinencia de la documentación para ver si se hace efectivo la adjudicación de contratación del servicio”.

“Los oferentes serán notificados de manera inmediata para saber en qué posición han quedado en la subasta y el ganador tiene 48 horas para completar la documentación y de esta forma quedar firme en la oferta”, detalló el funcionario.

La subasta se realizó en tiempo real, entre las 9 y las 13 horas, de forma interactiva, para que las ofertas pudieran ser mejoradas mediante el aumento o la reducción sucesiva de precios. Cumplido este plazo, se ordenarán las ofertas y se generará un acta de prelación que será publicada durante dos días hábiles en el portal web oficial de compras y contrataciones de la Provincia (compraspublicas.cba.gov.ar) mostrando la identidad de los proponentes.

El acta de prelación final también se notificará al domicilio electrónico de quien haya quedado primero en la subasta. A partir de este momento, éste deberá enviar la documentación requerida a la Dirección General de Coordinación Operativa del Ministerio de Gestión Pública en el plazo de dos días hábiles para considerar firme la oferta económica realizada previamente. En caso de incumplimiento, se desistirá de la oferta.

Para poder ofertar, los interesados deben estar registrados en Compras Públicas, y podrán hacerlo a través de su cuenta de usuario en compraspublicas.cba.gov.ar , en el plazo determinado.

Por último, Antonetti explicó que este sistema transparenta los procesos de compra que hace el Estado ya que el ciudadano que lo desee puede seguir la subasta desde su casa, mediante un dispositivo conectado a Internet.


Volver
ff