Ante la disminución de la visibilidad, la Policía Caminera sugiere reducir y adaptar la velocidad al campo de visión y encender las luces antiniebla, en caso de contar con ellas. También se debe estar atento a los vehículos que circulen delante, ya que podrían estar transitando aún más lentamente, y guardar distancia con los vehículos que vienen detrás. Usar el extremo derecho del camino como referencia para ayudarle a mantenerse en su carril.

Como pauta general, a los conductores que se encuentren en la ruta con condiciones meteorológicas adversas que obstruyan la visibilidad, se les aconseja detenerse fuera del camino, lo más alejado posible de la calzada y la banquina.

Al hacer esta maniobra, es importante estar atentos a los vehículos que circulan detrás, disminuir la velocidad progresivamente, y encender las luces de emergencia (balizas) antes de estacionar en lugares seguros. La marcha debe reanudarse sólo al cambiar las condiciones y mejorar la visibilidad.

En ningún caso deben detenerse los vehículos a mitad de camino, ni usar sus luces de emergencia cuando esté circulando.


Volver