En los últimos días, principalmente durante el fin de semana, la Dirección de Policía Ambiental, dependiente del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, intensificó su presencia en las rutas que atraviesan la provincia.

En la oportunidad, uno de los puestos de control se instaló en cercanías de la localidad Del Campillo, en la intersección de la ruta nacional N° 35 con la ruta provincial N° 27, y contó con la colaboración de personal de la Policía Caminera. Allí se requisó un vehículo en el que viajaban cuatro sujetos oriundos de San Marcos Sud y que habían estado cazando en el Corredor del Caldén.

En los controles, se pudo comprobar que adentro del vehículo transportaban armas, tres aves heridas y productos de caza. Los individuos no contaban con la licencia para cazar por lo que se procedió al secuestro de cuatro escopetas, 12 perdices chicas, 16 perdices coloradas -es una especie protegida-, 16 perdices montaraz, cartuchos varios, dos perdiceras, tres linternas, una pistola, cuchillos y tres calancate heridos.

Por otro lado, conjuntamente con Gendarmería Nacional se realizó un control dinámico de ruta entre las localidades de San José de la Dormida, Santa Elena, Sebastián Elcano y Las Arrias. En este operativo participó también la Brigada Canina de la Dirección de Policía Ambiental, creada especialmente para la detección de fauna.

Según detalló el director de la Policía Ambiental, Adrián Rinaudo, fueron cuatro los controles con resultado positivo donde se secuestraron productos de caza, armamentos. “En total se secuestraron una carabina con 44 municiones, dos escopetas con 25 municiones y 15 perdices chicas”, puntualizó Rinaudo.


Volver