Ser “las primeras en” no fue una carga demasiado pesada para ellas. Marcar un camino por primera vez fue, mucho más que su desafío, su gran mérito.

Se trata de mujeres, cordobesas, que regalaron experiencias cuyos aportes no se limitan al campo profesional en el que se inscribieron, sino que también se ubican en un plano mucho más trascendental y transversal: el ejemplo de trayectorias que derriban falsos prejuicios vinculados al género y, en su lugar, restituyen derechos y mujeres empoderadas.

Por eso, las reflexiones en torno al día de la Mujer Trabajadora se prestan como ocasión perfecta para repasar y subrayar sus aportes, reconociendo sus talentos y saberes pero, sobre todo, su impertinencia hacia pautas culturales que miraban desde afuera.

Pioneras

Scotto

Carolina Scotto nació en Córdoba allá por el tercer mes de 1958. De la clínica Romagosa, a donde llegó con poco más de 3 kilos, pasó a vivir su infancia y adolescencia en Alta Córdoba, lugar que la vio soñar con ser artista plástica, bailarina de danza contemporánea y, por momentos, también periodista.

Casada y separada, es madre de tres hijos: Victoria, Lucía y Ernesto. En el campo académico, es especialista en Ludwig Wittgenstein, dirigió y dirige proyectos de investigación en su área disciplinar y, desde 1999, es investigadora de Conicet. Lleva en su legajo el honor de haber sido rectora de la UNC durante la fecha del cumplimiento de sus 400 años.

Gabriela

Con una vida dedicada a la Física, la científica cordobesa Gabriela González lideró el equipo internacional Ligo que anunció, días atrás, la detección de ondas gravitacionales, descubrimiento que abre una nueva era en la astronomía al permitir escuchar el universo y entender sus misterios.

Creció en barrio ATE y también en Los Plátanos pero, desde hace 30 años, está radicada en Estados Unidos donde vive junto a su marido, el físico Jorge Pullin. Pero como lo mejor está siempre por venir, las predicciones vaticinan nada menos que un pronto Premio Nobel para “Gaby”, una mente brillante de la ciencia.

Camila

Oriunda de La Falda, nació el 28 de enero de 1982. Es actriz, dramaturga, escritora y directora. Piensa que los verdaderos artistas son personas que, en un proceso de alquimia, transforman algo que los está lastimando en algo bello. Y así fue en su vida. A los 16 años comenzó a travestirse y a los 31 consiguió su nuevo DNI: nacía, definitivamente, Camila Sosa Villada.

Pasó sus primeros 27 años haciendo ropa para vender, limpiando casas y bailando en boliches. Estudió cuatro años de Comunicación Social en la Universidad Nacional de Córdoba y otros cuatro años de licenciatura en Teatro en la misma universidad.

Es mujer, acuariana, férrea defensora de los espacios de resistencia alternativos. Experta en máquinas de coser Singer, con la que arma su propio vestuario.

Bajo

Cristina Bajo nació en 1937. Creció en Cabana, Unquillo, y descubrió su amor por los libros en la infancia con los ejemplares que le regalaba su padrino. Más allá de su prosa mágica y contundente, Cristina tuvo una boutique, vendió madera y fue maestra rural.

Aunque empezó a escribir desde chica, su primera publicación fue recién en 1995. Fue “Como vivido cien veces”, obra que se convirtió en un éxito rotundo coronando a Cristina como la primera best seller que tuvo Córdoba. Y ese fue sólo el principio.

Pregno

Con más de dos décadas dedicadas a la militancia y a la vida política, Alicia Pregno ha podido sobreponerse a las pruebas que le puso la vida para dejar su sello en la historia de Córdoba como la primera vicegobernadora de la provincia.

Nacida en Laboulaye, casada y con dos hijos, “la Alicia” -como la conocen los más cercanos- construyó una carrera en la que fue pionera muchas veces. Fue presidente del Concejo Deliberante y también la primera intendenta que dirigió los destinos de su ciudad.


Volver