Coinciden los jefes comunales, los empresarios y los vecinos: el gas natural modifica para siempre la vida de quienes tienen acceso a ese servicio. Y así se evidenció en dos localidades cordobesas en las que, esta mañana, quedó inaugurado oficialmente la obra de los gasoductos troncales.

Tanto en Silvio Pellico como en Ana Zumarán, el gas natural es una realidad desde hoy. Y eso traerá beneficios a ambas comunidades. “Sin dudas, es un antes y un después para la gente. De esta manera, los pueblos chicos mejoramos nuestra calidad de vida y logramos cambiarla para siempre”, aseguró Leticia Allocco, la intendente de Silvio Pellico.

Hernán Font, presidente comunal de Ana Zumarán, coincidió en que el de hoy fue “un día muy especial”. “Hablar de gas en un pueblo tan chiquito como Zumarán es algo que parecía impensado y hoy es una realidad. Es un día muy especial, una cosa de todavía no caer, por la calidad de vida que le da a un vecino”, remarcó Font.

Asimismo, el jefe comunal explicó concretamente por qué es vital una obra de esta magnitud. “El ahorro y la calidad de vida que te da el gas es importantísimo. No es lo mismo abrir una hornalla y olvidarte de que te podés quedar sin gas en la garrafa o que te estás bañando y tenés que salir corriendo”, señaló el presidente comunal, quien aseguró que ayudarán a que los vecinos puedan instalar la redes de distribución y las conexiones domiciliarias.

El sector productivo celebró también el arribo del gas, pues les permitirá ahorrar costos y tener previsión en el trabajo. “La llegada del gas va a ser un beneficio muy importante. Hoy, nos manejamos con zeppelin con gas, así que nos va a ayudar a tener mejores costos en la producción del queso y poder trabajar tranquilos, y no estar esperando a que lleguen camiones con el gas. Ahora, sabemos que el gas está y no se corta”, cerró Carlos Alberto Dutto, administrador de una fábrica de quesos de la firma don Emilio SRL.

Créditos a tasa cero

Además, en la localidad de Ana Zumarán, la Provincia entregó otro tipo de beneficios a sus vecinos. Se trata de los créditos a tasa cero que ofrece el Plan Vida Digna a familias cordobesas en situación de vulnerabilidad para que construyan una habitación o un baño en sus viviendas.

“Tenemos planes de hacer un baño, que nos hace falta en casa. Somos cuatro en mi casa y tenemos una especie de quincho y ahí es donde vivimos desde hace dos años. Lo fuimos construyendo a pulmón, y el baño nos quedó para remodelar. Terminar algo de eso hoy es muy caro, y con este crédito podemos”, afirmó Andrés, vecino de la localidad.


Volver