A sala llena, ayer por la tarde se realizó el cierre anual de actividades de la Academia Solidaria de Arte (ASA). Durante el evento, que se llevó a cabo en el Teatro Real, alumnos de las 6 sedes dieron muestras de lo aprendido a lo largo del año y disfrutaron de pisar las tablas de una de las salas más lindas de la ciudad.

Chicos y chicas -y grandes también- ofrecieron shows musicales, de teatro y de danzas. Pero eso no fue todo, porque en el hall de entrada se pudieron apreciar las obras de dibujo, pintura y manga de los alumnos de dichas especialidades.

Del evento participó el presidente de la Agencia Córdoba Joven, Paulo Cassinerio, quien dio unas palabras y recordó la primera vez que pisó la sede de Villa Allende, cuando surgió un importante vínculo entre ambas instituciones. “Fui y quedé asombrado, admirado, del trabajo que allí se hace. Para mí la ASA fue como un amor a primera vista. Me dije: no puedo estar al frente de una gestión de juventud y no apoyar esto. Sería realmente no aprovechar la oportunidad de poder hacer algo junto a este proyecto, y hoy hay 6 sedes funcionando en distintos lugares de Córdoba”, expresó el funcionario.

Además de las muestras y las entrevistas, la ASA pudo concretar la firma de un convenio de colaboración mutua con La Colmena, Escuela de Músicos, para llevar adelante acciones de formación.


Volver