A raíz de denuncias realizadas por pescadores deportivos, se desplegó un operativo de control de pesca sobre el río Tercero, a la altura de la localidad de Monte Leña, para frenar a pescadores furtivos de dorados.

Previo a la constatación, se realizó un trabajo de inteligencia que permitió ubicar el lugar y a los infractores en el momento justo en que realizaban la actividad en un procedimiento que estuvo a cargo de personal de la Dirección de Policía Ambiental junto con Gendarmería Nacional.

Los agentes encontraron a cuatro pescadores extrayendo sábalos y dorados de gran porte del río Tercero; esta última especie está en riesgo por lo que se encuentra protegida en la provincia Córdoba. Asimismo, los inspectores constataron que los furtivos no sólo estaban sacando una especie vedada sino que además estaban pescando con una lanza fija, comúnmente llamada chuza, es un elemento prohibido para la pesca.

Se labraron las actas pertinentes, se secuestraron los elementos utilizados para la pesca y se desnaturalizaron los peces. La importancia del operativo radica en que el dorado es una especie que se está recuperando lentamente en los ríos cordobeses no siendo habitual encontrar ejemplares de ese tamaño – muchos de ellos reproductores – en nuestros ríos por lo que es indispensable asegurar su conservación.

Pescadores que realizan la actividad de manera deportiva y respetando los horarios, vedas y ejemplares autorizados por la legislación local y por la Resoluciones que emite la Secretaría de Ambiente y Cambio Climático fueron quienes alertaron a la repartición sobre la pesca ilegal en el río Tercero. Luego, se continuaron los patrullajes de rutina pero no se detectó ninguna otra irregularidad.

 


Volver