Durante la jornada de ayer y luego de recibir una denuncia que alertaba sobre la presencia de fauna silvestre en cautiverio, personal de la Dirección de Policía Ambiental y de la Policía Federal allanaron un domicilio en la localidad de Bell Ville.

Los agentes pudieron constatar que -efectivamente- en el patio de la vivienda tenían un mono carayá en una jaula. El animal es un macho de aproximadamente ocho años de edad que aparenta gozar buen estado de salud y fue trasladado al Parque Ecológico Urbano (PEU), de Río Cuarto, para su revisión clínica y sanitaria.

Los inspectores de Policía Ambiental labraron el acta pertinente por infringir la normativa vigente que prohíbe la mascotización de animales silvestres; las actuaciones darán inicio al sumario administrativo tendiente de aplicar la multa prevista por la legislación vigente, declarar infractor al responsable e inscribirlo en el registro de infractores que lleva la repartición.

Asimismo, por orden del Juzgado Federal de Bell Ville el responsable de la vivienda quedó detenido.


Volver