Daniel Passerini Web

El 8 de marzo de 2013 el Gobierno de Córdoba oficializó la puesta en vigencia del programa SALVA (Sistema de Alerta para Víctimas de Violencia). Con la entrega de botones antipánico a mujeres en riesgo, se consolidó un entramado de acciones que permitió hasta hoy que la Policía detuviera a 417 agresores.

Son 417 hechos de violencia de género que se pudieron evitar en estos dos años y medio gracias al esfuerzo conjunto del Poder Judicial, la Policía de Córdoba y el Ministerio de Desarrollo Social. Además del compromiso insoslayable de mujeres valientes que se animaron a visibilizar lo que les estaba pasando “puertas adentro”.

Denunciar fue la clave. El compromiso social a través de distintas acciones y protagonistas también fue trascendente. La violencia familiar es inaceptable en un país donde está vigente el respeto más absoluto por los derechos humanos. La agresión a mujeres es un problema social que trasciende niveles socioeconómicos y culturales.

De esos 417 casos, hubo 10 de altísimo riesgo. Fueron hechos en donde la víctima pudo activar el botón antipánico a tiempo, llegó la Policía, detuvo al agresor y le encontró un arma de fuego (en 4 oportunidades) o un arma blanca (otras 6). Fueron casos críticos y de una peligrosidad extrema. Las mujeres víctimas resultaron ilesas.

Pero, el botón antipánico no es una acción aislada del Estado. Se justifica en una serie de medidas que el Gobierno de Córdoba inició luego de la sanción de la Ley Provincial de Violencia Familiar N° 9.283, sancionada y publicada en 2006, y de su decreto reglamentario N° 308/07 publicado en marzo de 2007.

Bajo ese marco jurídico, se trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de violencia intrafamiliar, descentralizando la atención en capital e interior mediante la suscripción de convenios con municipios y trabajando articuladamente con las UDERs (Unidades de Desarrollo Regional) y los CIS (Centro de Integración Social), dependencias del Ministerio de Desarrollo Social en distintas localidades de la Provincia.

Solo por citar algunas acciones implementadas, podemos destacar que entre 2013 y 2015, el Ministerio de Desarrollo Social entregó 45 viviendas a estrenar a mujeres en situación de violencia de género. Solo este año, se realizaron más de 6.000 intervenciones desde las áreas de psicología, trabajo social y legales. Más de 1.400 primeras entrevistas. Y se pagaron hasta noviembre 220 becas “Nueva Vida” (apoyo económico a víctimas).

También, hubo 17 seminarios y 27 eventos de sensibilización en gran parte del territorio provincial. Se concretó el Curso de Posgrado “Violencia de Género: Lectura, análisis e intervención en la problemática”, junto con la Universidad Nacional de Córdoba, dirigido a profesionales de equipos técnicos y representantes de Fiscalías intervinientes. Y la capacitación de más de 1.500 recursos externos vinculados a la salud, la justicia, la educación, la acción social y las fuerzas de seguridad.

Por último, hace unos días, el Gobierno de Córdoba habilitó en la capital el primer Albergue para Víctimas de Violencia de Género. Para que las mujeres y sus familias puedan atravesar los trastornos que conlleva irse temporalmente de su hogar ante una situación de violencia en un ámbito de contención, afecto y respeto.

La consigna #NiUnaMenos nos conmueve pero también nos obliga como funcionarios a tomar todas aquellas medidas necesarias para evitar más muertes. En este aspecto, la Provincia puede consignar haber bajado a un tercio el número de femicidios ocurridos en Córdoba: de 27 en 2013 a 9 en lo que va de este año.

Sentimos cada muerte con profundo dolor. Trabajamos todos los días para erradicar aquellas conductas relacionadas a esa perversa cultura patriarcal en la que fuimos educados décadas atrás. Queda mucho por hacer.


Volver