El gobernador Juan Schiaretti presidió esta tarde la entrega de 386 ayudas reintegrables Vida Digna en la Sala de Situación del Centro Cívico del Bicentenario. En el transcurso del acto, sostuvo que la base del Programa es la confianza y reveló que ya han recibido el préstamos para la construcción, de una pieza o un baño, 56.620 familias, asegurando que a fin de año lo habrán percibido 65 mil en total.

“Para nosotros es muy importante este Programa porque  es una forma de hacer posible lo que es una tradición de los sectores populares, en donde cada miembro de la familia ha luchado a brazo partido para hacerse la casa, agrandarla o mejorarla. Hoy, la situación es difícil y a casi nadie le sobran unos pesitos para destinarlos a la construcción y encima, nadie les da un crédito”.

Destacó el Gobernador que Vida Digna ha venido ha remediar esa situación. “Al vicegobernador Martín Llaryora y a mí nos pareció vital darle un fuerte impulso a este plan que contempla dos cuotas de 15 mil pesos, a tasa de interés cero, para que  las familias más vulnerables tengan la ocasión de hacerse una pieza o un baño”.

También aludió Schiaretti a que la Provincia dispuso que el dinero se entregara directamente a los interesados, en lugar de crear una superestructura que se encargara de la obra; es que existe la convicción de que “nadie mejor que el beneficiario para pelear el precio de los materiales, conseguir la ayuda de algún pariente albañil o de un amigo, y estirar el presupuesto para hacer maravillas con el dinero recibido”.

En cuanto al carácter solidario de las ayudas reintegrables, precisó que los que pueden devuelven 250 pesos por mes, sin ningún tipo de actualización; 125 los que tienen ingresos por debajo de los 14.600 pesos; en tanto que no se les exige nada a los que se encuentran por debajo de la línea de pobreza. “Lo importante es que cuando termine el 2017, 65 mil familias habrán podido construirse la pieza o el baño que necesitaban, puedan o no pagarlo, porque eso hace a la dignidad, a la equidad y a la justicia social”, subrayó el mandatario provincial.

Por otra parte, dijo que es bueno que no sean los funcionarios los encargados de decidir a quién se le otorgan los préstamos, sino profesionales de trabajo social. “Ni el vicegobernador Llaryora ni yo queremos que se haga política  o clientelismo con los programas concebidos para ayudar a la gente. La ayuda se debe distribuir de acuerdo a las necesidades y no por tener  contacto con un dirigente político”.

Schiaretti reveló que, de los más de 56 mil préstamos otorgados, hay más de 40 mil segundas cuotas entregadas “y todo el mundo cumple haciendo la obra para la que solicitó el dinero. Por eso nos alegramos y les agradecemos. Esto es lo que nos permite a los cordobeses progresar, tener esta actitud de confianza”.

Prometió, finalmente, que “siempre estaremos ideando programas para hacerles la vida más digna y hacer posible el progreso a los cordobeses” y dijo que en ese contexto es que acaba de implementarse PILA (Programa de Inclusión Laboral para Adultos Varones) que prevé el retorno al trabajo de adultos mayores, de más de 25 años, pero especialmente los que tienen más de 40, ya que nosotros sabemos que no hay mayor dignidad que la que otorga el trabajo”.

El Gobernador Juan Schiaretti señaló por último que, “todo esto se puede hacer porque la Provincia recuperó parte de los recursos que son nuestros y que nos retenían. Tuvimos que hacer un juicio en la Suprema Corte y estamos recibiendo parte de lo que nos permite avanzar y progresar”.

 


Volver