• Andrea Bono (Nivel Primario). Directora de la Escuela Fray Justo Santa María de Oro, del barrio Primero de Mayo.
  • Marisel Claudia Cosci (Nivel Medio), docente de la IPEM N° 277 de Marcos Juárez
  • María Sol Altamira (Nivel Terciario). Instituto Superior Zarela Moyano de Toledo, de Jesús María.
  • Nancy Liliana Sayago (Nivel Inicial). Directora del Jardín Eva Duarte, de barrio Liceo II sección.

En el acto central por el Día del Maestro llevado a cabo ayer en Huerta Grande, la Provincia distinguió a cuatro docentes destacadas, una por cada uno de los niveles de la educación. En esta ocasión, el gobernador Juan Schiaretti y el ministro de Educación, Walter Grahovac, entregaron sendos reconocimientos a Nancy Sayago (Nivel Inicial); Andrea Bono (Nivel Primario); Marisel Laura Cosci (Nivel Medio) y María Sol Altamira (Nivel Superior).

Cada año, las direcciones generales de cada uno de los niveles educativos postulan a profesionales de perfil variado, procedentes de diferentes zonas geográficas de Córdoba. La selección se hace sobre la base de buenas experiencias y prácticas pedagógicas, así como tomando en cuenta proyectos institucionales relevantes para la comunidad educativa, entre otras consideraciones.

La profesora Nancy Liliana Sayago es maestra de jardín de infantes en actividad ininterrumpida desde el año 1986. En la actualidad se desempeña como directora titular del Jardín Eva Duarte de barrio Liceo II sección de la ciudad de Córdoba desde el año 2003, cuando quedó como titular de dicha institución que en ese entonces contaba con dos salas de 4 años y dos de 5, y que hoy tiene dos salas de 3 años, tres salas de 4 y tres de 5.

Sayago tiene una vasta trayectoria como docente y una amplia formación académica, con especial atención a los cambios acontecidos en el nivel y a las necesidades de las infancias que hoy transitan las instituciones educativas.

Es considerada como una referente para su comunidad. Desde hace cinco años, además, participa como integrante de la Red Cultural Zona Norte, organizando y promoviendo la Feria del Libro Infanto Juvenil, acercando los bienes culturales a la comunidad educativa y familias de la zona norte de la ciudad de Córdoba.


Nancy Liliana Sayago: “En el mes de agosto me pidieron que acercara mi CV actualizado. Lo hice llegar, y ayer (por el lunes) me llamó la inspectora para decirme que el martes tenía que estar en Huerta Grande. Empecé a llorar desde ese momento. Uno nunca hace su trabajo para ser reconocido, sino porque es el rol que le toca y lo lleva a cabo con amor y dedicación”.


Andrea Bono, destacada en el Nivel Primario, es la Directora Titular de la Escuela Fray Justo Santa María de Oro, del barrio Primero de Mayo de la ciudad de Córdoba, institución que cuenta con casi 600 alumnos.

Se trata de una maestra de perfil inquieto e innovador. En 2006, al asumir su rol directivo, se dio con el desafío que implicaba que esta escuela hubiera perdido matrícula debido a la creación de otros centros educativos, ante lo cual formó equipos de trabajo, articulando con programas y proyectos tanto provinciales como nacionales.

Trabajó las identidades del barrio a través del Proyecto denominado “Nuestras Raíces”, que continúa hoy en día, como un espacio de unificación en el que se realizan festejos y celebraciones comunitarias, así como actividades relacionadas con las diferentes áreas de estudio que luego tienen su manifestación en eventos barriales.

La Escuela Fray Justo Santa María de Oro es sede zonal de Ferias de Ciencias desde el año 2015, lo que colaboró en profundizar y hasta cambiar la perspectiva de enseñanza de las ciencias, acercando a maestros y niños hacia la problematización, la anticipación, la observación, los registros, etcétera.


Andrea Bono: “Es un reconocimiento inesperado. Uno trabaja y disfruta, yo amo lo que hago. Pero a la vez uno piensa que hay mucha otra gente que hace lo mismo. Ojalá pueda representarlos a todos, porque el sistema educativo se sostiene por el trabajo conjunto de muchas personas, cada una desde su lugar”.  


En este 2019, la docente destacada en el Nivel Medio es la profesora Marisel Claudia Cosci, de la IPEM N° 277 de Marcos Juárez.

Cosci es profesora de Ciencias Económicas. También realizó el profesorado universitario en Economía y Gestión de Organizaciones de la Universidad Nacional de Rosario. Recibida en el Instituto Superior del Profesorado María Inmaculada de Marcos Juárez, es además especialista docente de Nivel Superior en Educación y Tecnologías de la Información y la Comunicación.

En la profesora Cosci se conjugan su preparación profesional, la responsabilidad con la que asume la tarea diaria, el respeto ganado entre sus pares y la colaboración permanente con la institución, así como su inquietud por transmitir los valores del respeto, la solidaridad y el compañerismo.

También se destaca su compromiso con los estudiantes en el acompañamiento a sus trayectorias escolares, tanto como la dedicación y el empeño puestos en pensar diferentes estrategias para que los chicos logren aprendizajes de calidad.


Marisel Claudia Cosci: “Es un reconocimiento -lo tomo así- a una trayectoria de 27 años de servicio. Es una gran emoción para mí, para mi familia, mi escuela y mis compañeros. Una caricia para el alma que me pone muy contenta, muy feliz”.


Por último, en el Nivel Superior, la distinción de este año fue para María Sol Altamira, por su labor desarrollada durante varios años en vinculación con la renovación de prácticas educativas, incorporando la perspectiva de género y el respeto por la diversidad.

Sol Altamira forma parte desde 2008 de la comunidad educativa del Instituto Superior Zarela Moyano de Toledo, en Jesús María. A lo largo de estos 11 años ha desarrollado distintas tareas colaborativas en la formación intra-institucional, no solo de sus estudiantes a cargo sino también de sus pares docentes.

Ha llevado adelante talleres vinculados con la temática de la educación sexual integral en la formación docente, como un contenido a acercar a los estudiantes para ser aplicado en su futuro profesional, y también formando parte de esta formación inicial.


María Sol Altamira: “Es una grata sorpresa, que obviamente implica redoblar el compromiso, este desafío que transito de construir conocimiento con mis estudiantes desde una perspectiva de género y con la mirada de los Derechos Humanos. También es una alegría que el Gobierno valide y visibilice este trabajo que realizamos con la intención de garantizarlos derechos de los niños, niñas y adolescentes”.


 


Volver