La escritora María Susana Ibáñez resultó ganadora del Premio Literario Provincia de Córdoba 2017 con su obra “La vida al ras del suelo”. El certamen organizado por la Agencia Córdoba Cultura, a través de la Subdirección de Letras y Bibliotecas, convocó en esta edición a los autores a participar con libros de cuentos.


El jurado integrado por Estela Smania, Lucio Yudicello y Graciela Bialet resolvió por mayoría, considerando que “este volumen de cuentos se destacó por su originalidad, el buen manejo del lenguaje, el logrado uso del suspenso como así también los interesados recursos narrativos, que hacen del conjunto un libro atractivo y de inquietante y variadas lecturas”.


Acerca de María Susana Ibáñez

La autora nació y vive en la ciudad de Santa Fe. Se graduó como Licenciada en Inglés en la UNL y como Magíster en Literaturas Angloamericanas y Doctora en Literaturas y Culturas Comparadas en la UNC. Obtuvo primeros premios de certámenes nacionales de narrativa: Juana Manuela Gorriti (Salta, 1999); el Olegario Víctor Andrade (Entre Ríos, 2002) y el de General Cabrera (Córdoba, 1998), además de otros como el premio Leoncio Gianello de novela (1998) y el de cuento de la Bienal de Arte Joven de la UNL (2001).

Integró también diversas antologías, Publicó un libro de cuentos, “Por íntima convicción” (1999, VMH). Luego de varios años de estar alejada de las letras regresa a la escritura con “La vida al ras del suelo”.

Sobre la obra


El libro está formado por 11 cuentos que, a través de diferentes técnicas narrativas, exploran temas cercanos: el abandono, la soledad, las distancias y la obsesión por el pasado.


El último cuento, que recurre a finales múltiples jugando con un encuentro postergado, es el que da título al volumen, en el cual se estilizan diversos géneros, como el epistolar en “Querer ser uno y ser dos” y el informe en “Elogio del doble”.

Otras piezas problematizan la identidad y la pertenencia mediante la duplicación de personajes. Las relaciones de familia, tanto las fundadas en el afecto como las condenadas a la distancia, surgen en “Todas ellas” y en “Línea de descendencia”, mientras que en “Shoefiti”, “El lado transparente” y “Del amor y otras flaquezas” se narran algunas experiencias por momentos extraordinarias de los habitantes de lo cotidiano.

“Varela Varelita y las Marianas” y “Paciente con tos” se detienen en el sufrimiento de quienes viven presos de la insania, sin plena conciencia de habitar un mundo que sólo ellos comprenden.

La irrupción de elementos fantásticos en situaciones que son corrientes sólo en apariencia, como ocurre en “Todo suma” —cuento que se desarrolla en segunda persona—, termina de recrear un mundo en el que coexisten diferentes dimensiones de lo real: el mundo del quehacer diario, la locura, la invención y lo inexplicable.

Finalistas

Del concurso resultaron finalistas, sin orden de mérito, los siguientes cuentos:
“Instalaciones” de Fernando Chulak, presentado bajo el seudónimo “Ramón Ismael” y  “Constelaciones”, de Gustavo Adrián Oña, con el seudónimo “Román Herrera”.

 


Volver