• A la izquierda de la imagen la coordinadora del equipo, Cristina Lancellotti
  • Avance del trabajo de izquierda a derecha de la pintura
  • Detalles de pintura antes de dar la obra por terminada
  • Un destacado equipo de restauradores de arte trabajan sobre las pinturas en cielorrasos y muros del Teatro
  • El detalle revela el antes y el después de la intervención en el cielorraso
  • La restauradora limpia la superficie antes de pintar
  • Las restauradoras intercambian opiniones sobre el trabajo

Con el frenético ritmo que antecede al estreno de una ópera, el coliseo transita la obra de Puesta en Valor y Actualización Tecnológica que lleva adelante el Gobierno de Córdoba, ya que el Teatro del Libertador General San Martín será el epicentro del VIII  Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) en marzo de 2019.

Decenas de trabajadores de la construcción conviven a diario con arquitectos, inspectores e integrantes de un gremio especial que viste guardapolvos azules y usa guantes de látex blancos. Sus herramientas son pinceles y cuencos, espátulas y jeringas, finísimos papeles y pigmentos. Son los restauradores.

Cristina Elena Lancellotti es la responsable del equipo de la decoración artística plasmada en cielorrasos, muros y palcos. Su misión consiste en devolverle a los ambientes interiores y sala mayor el lucimiento que tuvieron cuando el teatro abrió sus puertas el 26 de abril de 1891.

Todas las artes en un lugar

Los motivos que embellecen los muros aluden a musas de las artes, instrumentos musicales, recrean escenas de una ópera y retratan a los músicos Mozart, Verdi, Rossini y Meyerbeer.

Los cielorrasos más familiares para el público son los que decoran el vestíbulo y el foyer del teatro. Sin embargo, esta empresa incluye a otras obras en dependencias que hasta hace poco eran utilizadas como oficinas. Al descubrir varias capas de pintura que los cubren muros perimetrales de esas dependencias, pasillos y el ambiente que se conocer como antebar del teatro, aparecieron colores y tramas originales. En algunos casos, se devolverá el tono más cercano al original y en otros se dejarán fragmentos a la vista, protegidos con vidrio, como testigos de un principio.

Cristina  Lancellotti y su equipo trabajan además sobre el conjunto escultórico, así como en las “panzas” de los palcos. Paralelamente, otro equipo de restauradores está dedicado a reparar telas y tapices, y otro está abocado a la restauración del telón de boca de escenario, una pintura de gran tamaño sobre lienzo que cubre la boca de la caja escénica por la que han pasado cantantes, instrumentistas, conjuntos de cámara, danza y orquestas de fama mundial.

Un conjunto llamado teatro

Es muy probable que quienes ya conocen el coliseo, diseñado por Francisco Tamburini y decorado por Arturo Nembrini Gonzaga, experimenten admiración al contrastar lo que vieron con lo que verán luego de estos trabajos. Aquellos que seguramente visitarán el lugar en un futuro, descubrirán la magnificencia de un tiempo pasado destinado a perdurar.

“La calidad pictórica, decorativa y arquitectónica del Teatro del Libertador San Martín es magnífica”, subraya Cristina Lancellotti. “Todo está pensado y cuidado como un conjunto, los solados, los muros, los cielorrasos, las molduras, que reúnen el trabajo de arquitectos y artistas”, concluye la especialista en restauración.


Volver
ff , , ,