• “Yo, Traidor”, es una historia de amor entre un padre y un hijo con sustento en la Parábola del Hijo Pródigo
  • Técnicos cordobeses forman parte del equipo de rodaje que actualmente filman en escenarios de Tulsa (EEUU)
  • “Yo, Traidor”, es una historia de amor entre un padre y un hijo con sustento en la Parábola del Hijo Pródigo
  • Técnicos cordobeses forman parte del equipo de rodaje que actualmente filman en escenarios de Tulsa (EEUU)
  • “Yo, Traidor”, es una historia de amor entre un padre y un hijo con sustento en la Parábola del Hijo Pródigo
  • Técnicos cordobeses forman parte del equipo de rodaje que actualmente filman en escenarios de Tulsa (EEUU)
  • Técnicos cordobeses forman parte del equipo de rodaje que actualmente filman en escenarios de Tulsa (EEUU)
  • Técnicos cordobeses forman parte del equipo de rodaje que actualmente filman en escenarios de Tulsa (EEUU)
  • “Yo, Traidor”, es una historia de amor entre un padre y un hijo con sustento en la Parábola del Hijo Pródigo

A horas de terminar el rodaje de “Yo, Traidor”, Rodrigo Fernández Engler asegura desde la lejana Tulsa, en el estado de Oklahoma, que la película que empezó a dirigir en Saldán en los primeros días del mes de agosto, está llegando a su fin y que en el tiempo transcurrido entre locaciones cordobesas, patagónicas y norteamericanas el plan elaborado se ejecutó sin grandes contratiempos y de acuerdo a lo previsto.

“Estamos felices”, resume el realizador de un largometraje ambicioso, que cuenta con el respaldo del Polo Audiovisual de la Provincia de Córdoba a través del programa de incentivos, y la coproducción de la Oral Roberts University de Oklahoma, en cuyas dependencias transcurre parte de la historia.

El protagonista es Mariano Martínez y en el reparto figuran Jorge Marrale, Arturo Puig, Osvaldo Santoro, Francisco Cataldi, Fanny Cittadini, Mercedes Lambre y Sergio Surraco. La narración que se desplegará ante los espectadores gira en torno de las segundas oportunidades y el sustento del guión es la Parábola del Hijo Pródigo.

Fernandez Engler la describe sencillamente como “una historia de amor entre un padre y un hijo, muy conmovedora y muy linda, que conjuga acción, drama y suspenso”. Parte del equipo que comenzó a trabajar en “Yo, Traidor” en una vieja casona de Saldán se trasladó después a Rawson y recaló, diez días atrás, en la ciudad norteamericana de Tulsa.

“Vinimos una delegación de 11 personas de Argentina, entre cabezas de área del equipo técnico, productores y actores –cuenta el realizador– y acá (por Estados Unidos) se sumaron 17 estudiantes de la Oral Roberts University, con la que estamos trabajando mancomunadamente en esta última semana de filmación en Estados Unidos”.

Pendiente de cada detalle y conocedor de todo el trabajo que implica la factura de una película, Fernández Engler  pondera como decisivo el envión inicial para la financiación del proyecto. “Estamos muy agradecidos con el Gobierno de la Provincia de Córdoba que, a través del Polo Audiovisual del Ministerio de Industria, ha hecho un aporte invalorable para que este evento se pueda llevar adelante”.

Y agrega: “Gracias a Dios venimos bien con el plan, haciendo todas las escenas en tiempo y forma, con paisajes y locaciones espectaculares, increíbles”. De acuerdo a lo pactado, se filmó cada día de la semana pasada. Y en cuanto a los lugares que se verán en el tramo norteamericano de “Yo, Traidor” enumera una casa de madera en las montañas; un río y un parque y la filmación concluirá en un edificio muy alto que está en el down town de Tulsa.

Pero además del esplendor de la geografía de Oklahoma hay satisfacción por el desempeño artístico y técnico. Dice Fernández Engler que “hay actuaciones muy buenas y un perfecto desempeño del equipo técnico, dos de los motivos por los que estamos muy contentos y pensando en los dos días de rodaje que nos restan en Estados Unidos”.

“Yo, Traidor” estará a comienzos del año próximo en los cines de todo el país. El público podrá disfrutar entonces de una historia atrapante que, además, lo llevará de Córdoba a Tulsa, con escala en Rawson, los escenarios elegidos para mostrar las infinitas aristas de la relación entre un padre y un hijo.


Volver
ff , , , ,