• Coco
  • Enredados

Los niños con TEA (trastornos del espectro autista) presentan dificultades en el procesamiento sensorial (90% de los niños), es decir, en la forma en que nuestro sistema nervioso procesa las sensaciones de nuestro cuerpo y del ambiente, los organiza y responde de manera adecuada.

Una función muy importante de nuestro cerebro, es modular las sensaciones, esto significa que algunas sensaciones que recibimos son inhibidas y otras más importantes son facilitadas y les prestamos atención.

Esta función se ve alterada en los niños con TEA, presentando hipersensibilidad o hipo sensibilidad a los estímulos, es decir, sienten más o menos las sensaciones respectivamente.

La mayoría de los niños presentan hipersensibilidad a los estímulos, es decir, ellos sienten mucho más que el resto de los niños los sonidos, los olores, el contacto físico, el movimiento, la textura de la comida, los contrastes visuales. Y en ocasiones esto los altera e impide que puedan participar en actividades como el resto de sus pares (cumpleaños, cine, festejos, actos escolares, etc.)

El sistema visual es el más desarrollado en niños con TEA y es el que los ayuda a aprender (fotos, imágenes, videos). Por ello debemos pensar que los sonidos altos los abruman, son selectivos en las comidas que ingieren, están muy alerta si hay muchos estímulos en el ambiente y necesitan retirase a lugares más tranquilos.

Para incluir a todos los niños en las actividades de ocio que la comunidad brinda, debemos conocer estas particularidades y adaptar el ambiente a lo que puedan procesar y que puedan disfrutar ellos como sus familias.

Por ello se sugiere que una actividad como el cine, donde el interés por lo visual es tan importante, pueda adaptarse a las necesidades de niños con TEA, en donde las salas tengan las siguientes características:

  • El volumen de la película sea más bajo que lo habitual o se pueda bajar si lo necesitan.
  • Tener luces encendidas en la sala para evitar intensos contrastes visuales
  • Permitir que puedan pararse en algún lugar si los niños lo necesitan y caminar
  • Buscar un horario para la película donde no sea tan concurrido el cine
  • Permitir que los niños se expresen con libertad si los estímulos los sobrecargan; llevarlos afuera y volver a entrar.

Adaptar el ambiente a sus necesidades de procesamiento sensorial es incluirlos y darles las mismas posibilidades de disfrutar de actividades de ocio como a todos.

Agenda

La proyección de las películas Enredados y Coco es organizada por Familias CEA Córdoba.

Sábado 4 de mayo. Entrada libre

  • 10 horas, función para niños de 1 a 9 años
  • 11:30 horas, función niños mayores de 10 años
  • Lugar: Auditorio Centro Cultural Córdoba -Av. Poeta Lugones 401-

Volver