En el marco del Proyecto Relámpago, un equipo de investigadores del granizo está disponiendo unos módulos llamados impactómetros en distintos sectores de la zona circundante a Carlos Paz, para medir el impacto de los granizos, en el caso de que caigan. Se solicita no tocarlos y dejarlos en el lugar.

Los impactómetros son unos instrumentos de medición armados con una especie de telgopor recubiertos en una de sus caras con un material metalizado. Cuando el granizo cae, deja su huella. De esa forma, los científicos pueden saber el tamaño y la cantidad de granizo caído, lo que ofrece información sobre el comportamiento de la tormenta. Así se puede caracterizar la granizada. Lo que ellos llaman la “densidad superficial”.

Según el pronóstico, el sábado hay probabilidades de tormenta, con lo cual es sumamente importante que las personas que vean este dispositivo no lo saquen de ese lugar, porque se han elegido los lugares específicamente y el instrumento se encuentra allí calibrado. Luego, los científicos pasarán a recogerlos.

Otra cosa muy importante para los científicos es que los pobladores también ayuden a los científicos a medir los granizos, fotografiándolos con una regla al lado y enviar las imágenes a la aplicación que se puede descargar desde el celular llamada: cosecheros de granizos Córdoba, o mandar la información (lugar exacto, hora, día) con la foto a granizoscba@gmail.com


Volver