El Ministerio de Ciencia y Tecnología, desde su creación, ha apostado fuertemente al conocimiento como motor de cambio y de desarrollo. Se crearon así cientos de convocatorias y financiamientos económicos orientados a promover el interés de los cordobeses por la ciencia y tecnología pero, principalmente, para impulsar a nuestros investigadores a seguir innovando, produciendo, desarrollando y conociendo.

Con el Programa Generación de Conocimiento (PGC), el MinCyT subsidia proyectos desarrollados por investigadores ya consolidados en el campo o grupos de investigación emergente o de reciente formación con tutorías.

Dentro de estos últimos, encontramos el Apoyo a Grupos de Reciente Formación con Tutores (GRFT) propuesta que, además de promover nuevos equipos de investigación orientados a generar conocimientos científicos-tecnológicos aplicables a la provincia (transferencia), busca acelerar y facilitar el desarrollo de competencias y habilidades del grupo a través de la incorporación de un tutor.

El miércoles 10 de abril, se realizó a las 17 horas, la presentación de los GFRT en la sala menor de la Universidad Provincial de Córdoba, contando con la presencia de Marina Llaó –directora de divulgación científica del MinCyT- y el equipo de investigación de la universidad Siglo 21 conformado por Jaime Rodríguez, Diego Cmet y Paola Pereyra -representante de la Policía Barrial-.

Los investigadores presentaron “Diseño de herramientas de evaluación de competencias éticas en la Policía de Córdoba”, uno de los proyectos financiados por la convocatoria de los GRFT de años anteriores.

También estuvo presente Jorgelina Marozzi y su equipo de investigación en representación de la Universidad Provincial de Córdoba, presentando el proyecto “El posicionamiento docente frente a la implementación de la educación sexual integral en la Educación Física de la escuela secundaria”.

A lo largo de la jornada, los expositores remarcaron la importancia de la producción del conocimiento por parte de investigadores ya consolidados y aquellos que recién comienzan su camino.

Al respecto, Marina Llaó destacó: “Ser investigador comienza con la curiosidad. Desde el Ministerio alentamos a los investigadores y jóvenes a ser cada vez más curiosos”.

Además, explicó que la incorporación de los tutores en los grupos de reciente formación posibilita paliar las limitaciones y posibles problemáticas que surjan dentro de los grupos de investigación, como así también, agregar un plus basado en la experiencia propia.


Volver